Superan problemas mediante el diálogo

La legisladora Verónika Mendoza explicó cómo se está resolviendo el conflicto socioambiental en la provincia cusqueña de Espinar y habla de las dificultades para lograr consensos. Alerta que puede haber otro conflicto en torno al proyecto de irrigación Majes-Sihuas II

Por Diario La Primera | 08 octubre 2012 |  1.1k 
Superan problemas mediante el diálogo
Explica como se trabaja en busca de consensos.
ENTREVISTA A VERÓNIKA MENDOZA

Más datos

FUNDACIÓN TINTAYA

—¿Cómo se resolvió otro tema muy discordante, cuál es la existencia misma de la Fundación Tintaya?
—En cuanto a ese aspecto, lo que la provincia de Espinar ha colocado en la agenda es la desactivación de la denominada “Fundación Tintaya”. Ya hay un compromiso de Xstrata por desactivarla, ya que la población considera que dicha entidad no ha sido utilizada con un criterio de transparencia, sino para la manipulación política. Existe un acuerdo para cerrarla y, a la vez, reemplazar al personal de relaciones públicas de la empresa.
1149  

—¿Cómo va el desarrollo de las conversaciones de la segunda mesa de diálogo entre la provincia de Espinar y la minera Xstrata-Tintaya?
—La Mesa de Diálogo, en Espinar, está en curso. Ya se ha iniciado el monitoreo participativo ambiental, en el que participan las distintas instituciones del Ejecutivo, como la autoridad Nacional del Agua, la OEFA y Digesa, que están recogiendo las muestras. La única que falta es la que está a cargo del INGEMMET. Se calcula que a mediados de diciembre se podría tener, no solo los resultados de dichas muestras, sino la presentación del informe final del monitoreo, y una evaluación integral que pueda determinar cuál es la fuente de la contaminación.

—Pero sabemos que existen algunos desencuentros al interior de la Mesa de Diálogo...
—Como sucede en toda Mesa de Diálogo, siempre existen algunas complicaciones y fricciones, pero la negociación está por buen camino. Una de las cosas que complejiza un poco la situación es la mortandad elevada de animales de recientes semanas. Pero SENASA ya ha intervenido para hacer una evaluación toxicológica y de metales pesados, cuyos resultados tendría que entregar. Y, por otro lado, se han tomado algunas acciones para atender la escasez de agua pura en la zona, con la provisión, por el MINSA, de tanques de agua para abastecer a la población.

—¿Algún otro motivo de reclamo?
—Existen algunos otros problemas pendientes que preocupan un poco, aunque no formen parte en sí de las discusiones de la Mesa de Diálogo, como la falta de investigación gubernamental para determinar la responsabilidad por las muertes ocurridas durante la movilización contra la minera.

—Asimismo, ¿parecería que estaría volviéndose a avivar el conflicto hídrico entre Espinar y Arequipa por el proyecto de irrigación Majes-Sihuas II?
—Otro tema que está empezando a retomar vigencia en Espinar es el proyecto de irrigación Majes-Sihuas II (Arequipa), habida cuenta que la presidencia del Consejo de Ministros ha decidido efectuar un estudio de balance hídrico integral en un plazo demasiado corto de seis meses, y sin la profundidad territorial requerida para realizarlo, tanto en la temporada de estiaje como de lluvias, tal como lo ha dispuesto el Tribunal Constitucional (TC). Esto ha generado gran preocupación en la provincia y la región Cusco, pues el tiempo de ejecución del anunciado estudio de la PCM no garantiza una verdadera información de base que permita implementar un proyecto de la magnitud del de Majes-Sihuas.

—Entonces, ¿existe el riesgo de que el gobierno central se abra un nuevo frente y vuelva a estallar un nuevo enfrentamiento entre las regiones de Arequipa y Cusco?
—Evidentemente. Sobre todo por todos los antecedentes. Sabemos que por este tema hubo, en Espinar, conflictos e incluso muertos. Y la población no está dispuesta a aceptar nuevamente a que se vulneren sus derechos a información fidedigna y a que se le garantice las reservas hídricas y el pleno acceso al agua. Y lo que se está requiriendo es que se cumpla con lo establecido por el Tribunal Constitucional; es decir, que se realice un estudio de balance hídrico integral en los plazos técnicamente aceptables.

—En todo caso, ¿cuál será la respuesta de la provincia ante esta decisión de la PCM?
—Sobre lo dispuesto por la PCM, tanto nuestro despacho congresal, como el gobierno regional del Cusco, le hemos requerido información para que nos explique con qué criterio técnico ha optado por ese plazo tan corto y por esos términos de referencia tan por debajo de lo esperado. Y, hasta ahora, no hemos recibido ninguna respuesta del primer ministro, Juan Jiménez. Y les preocupa a los cusqueños porque da a entender que la decisión no habría sido tomada con un criterio técnico, sino con uno de tipo político. Esperemos que esto no sea así y esperamos la respuesta de la PCM.

—Otro aspecto a discutir era el porcentaje del aporte de Xstrata-Tintaya, por concepto de regalías. ¿Se ha llegado a algún acuerdo sobre ello, entre la provincia y la empresa?
—Recién se va a discutir la reformulación del Convenio Marco que incorpora, entre otras cosas, el aporte que hará la compañía. Pero más que la cantidad del aporte, lo que importa sobremanera a la población es la transparencia con la que se manejen esos recursos y quiénes lo hagan. Espinar desea que lo haga un Comité más integral en el que participe la sociedad civil, las autoridades y la propia compañía, y con criterios mucho más transparentes.


Javier Soto
Redacción

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario