Más violencia

Los enfrentamientos entre los trabajadores del Complejo Metalúrgico de La Oroya, administrado aún por la empresa estadounidense Doe Run Perú (DRP), y los efectivos policiales dejaron, hasta el momento, la muerte de un efectivo, un dirigente grave y decenas de heridos. Los manifestantes exigen que el Ejecutivo apruebe una prórroga de 30 meses para la culminación del Programa de Adecuación y Manejo Ambiental (PAMA) a favor de DRP.

| 24 setiembre 2009 12:09 AM | Nacional | 483 Lecturas
Más violencia
Polvorín. Enfrentamientos podrían ocasionar más muertes.
La Carretera Central y la ciudad de La Oroya fueron escenarios de enfrentamientos entre trabajadores de Doe Run y la Policía Nacional.

Más datos

“Dejamos que los niños se sigan envenenando y no hacemos nada. La misma Sociedad de Minería ha dicho que es nefasto el accionar de Doe Run. El plazo adicional es un error. Luego que se venza el plazo pedirán más tiempo”, dijo el padre Gastón Garatea.

DETALLE

Tras el anuncio de la tregua de 48 horas al gobierno, la Carretera Central fue despejada parcialmente. Sin embargo, hay lugares, como el sector de Marcavalle, en el que los piquetes de huelguistas se resisten a retirarse. Además, hubo enfrentamientos en la ciudad de La Oroya.
483

El secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Siderúrgicos del Perú, Luis Castillo, responsabilizó a la Policía de los actos de violencia. “La Policía está disparando a los trabajadores, hay heridos de bala. El policía falleció cuando era de noche y no se veía nada. Nadie ha querido matarlo”, dijo.

Castillo confirmó que el dirigente Jesús de la Hoz se encuentra en estado de coma a causa de un impacto de bala. Además, Castillo explicó que los dirigentes acordaron otorgar una tregua de 48 horas al Ejecutivo para que resuelva el tema. “No pedimos que acepten todas las condiciones de Doe Run, lo único que buscamos es garantizar la estabilidad laboral de los trabajadores. No nos importa si el operador es estatal o privado”, dijo.

El fiscal provincial de Yauli, Juan Alcántara, acusó a los dirigentes de azuzar a los trabajadores con información falsa. “Dicen que el efectivo murió por su propia camioneta. Yo estuve en la necropsia de ley y verificamos que murió por traumatismo encéfalo-craneano grave”, refirió.

Leonardo Caballero
Redacción


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD