Identifican cadáver hallado en Cusco

La Policía Internacional (Interpol) identificó las huellas digitales del cadáver hallado sin vida en una casa abandonada en Cusco. Se trata de “Antares de la luz”, el sobrenombre del chileno identificado como Ramón Castillo Gaete, acusado hace poco de matar a su hijo recién nacido.

| 02 mayo 2013 12:05 AM | Nacional | 1.8k Lecturas
Identifican cadáver hallado en Cusco
Policía internacional indicó que se trata de ciudadano chileno miembro de secta satánica.
1811

Esto fue conseguido luego de indagar su perfil biométrico para ratificar la identidad de Castillo, músico de 35 años que pertenecía a una secta satánica y creía que era “la reencarnación de Dios”.

La División de Criminalística de Cusco envió a un equipo de investigadores al lugar para verificar la verdadera identidad del fallecido y comprobar si se trata del líder de la secta quien fue acusado recientemente de matar a su hijo recién nacido. El cadáver fue hallado colgado del techo de una casona abandonada, también conocida como la “casa embrujada” de la zona, a cuatro cuadras del centro de la ciudad.

Los miembros de esta secta acostumbraban consumir Ayahuasca, un poderoso alucinógeno utilizado en rituales ancestrales bajo el control de expertos. Castillo consumía esta sustancia durante sus reuniones y luego mantenía relaciones sexuales con todas sus seguidoras, a las que convenció de que, por ser Dios, no podía procrear, y si alguna vez lo lograba, ese bebé sería el anticristo y debía morir.

La madre del bebé asesinado fue una de las seguidoras y fue trasladada el 21 de noviembre del año pasado a una clínica de la ciudad chilena de Viña del Mar, donde dio a luz un varón. Al día siguiente, “Antares de la Luz” se llevó al recién nacido sin su consentimiento.

La Policía de Chile informó que Castillo se trasladó hasta Colliguay, en Valparaíso, donde lo esperaba el resto de la secta, que esperaba “que salvara al mundo de su fin”, previsto supuestamente para el 21 de diciembre.

En este ritual, lanzaron a un bebé a una caldera de dos metros de profundidad llena de fuego y permanecieron aquí hasta el 21 de diciembre, fecha en la que abandonaron el lugar, al comprobar que no ocurrió el supuesto “fin del mundo”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD