Denuncian engaño para otorgar concesiones a hidroeléctricas

Se trataría de una sola central y la hicieron pasar como si fueran tres proyectos para obtener autorización. Hidroeléctrica estaría ubicada en la provincia de Carabaya, Puno.

| 06 diciembre 2011 12:12 AM | Nacional | 4k Lecturas
Denuncian engaño para otorgar concesiones a hidroeléctricas 4033

Los funcionarios del Ministerio de Energía y Minas (MEM) no fueron acuciosos, aparentemente, al aprobar el pasado 4 de noviembre tres resoluciones, otorgando así concesiones definitivas para la construcción de tres hidroeléctricas en el distrito de Ollachea, en la provincia de Carabaya.

Mediante las resoluciones del MEM: Nº 482-2011-MEM/DM, Nº 483-2011-MEM/DM y Nº 484-2011-MEM/DM, firmadas por el propio ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzí, se otorgó la concesión definitiva a la empresa Generadora de Energía del Perú S.A (GEPSA) para la construcción de tres hidroeléctricas: Ángel I, Ángel II y Ángel III.

Cada una de estas hidroeléctricas tendría una potencia instalada de 19.9 megawats, las cuales utilizarían el agua del río Chiamaya, en la provincia de Carabaya.

Si bien GEPSA pasó el “filtro” del MEM, la Dirección Regional de Energía y Minas (DREM) de Puno observó su proyecto, debido a que las tres centrales tendrían una misma línea de transmisión; por lo tanto, constituyen un proyecto de 60 megawats y no de 20 megawats cada uno. Una “jugada” maestra, hábilmente usada por la empresa.

Ralph Miranda Castillo, director de Energía de la DREM en Puno, explicó la astucia de la empresa para usar esta táctica. Según la ley, si una central tiene una potencia instalada de 20 megawats, no necesitaría presentar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA); bastaría presentar una declaración jurada, indicando el cumplimiento de las normas ambientales.

Para los funcionarios del MEM, este detalle pasó desapercibido, pero no para los funcionarios de la DREM, quienes señalaron que al ser un proyecto de 60 megawats y no de 20 cada uno, entonces tendría que presentar un EIA, además de un plan de relaciones comunitarias.

Es decir, que la empresa GEPSA engañó a los funcionarios del MEM que, según ellos, otorgaron lícitamente estas concesiones hidroeléctricas. La rapidez en el otorgamiento de la concesión a la empresa es ahora cuestionada.

Al constituir un proyecto de más de 60 megawats, la empresa demoraría algunos meses más en la elaboración del EIA; además debería realizar talleres participativos con la población para obtener la licencia social, algo que seguramente querían obviar los empresarios.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD