Balean a “Goku” en la puerta de su casa

La ley del más fuerte. Ayer el peligroso delincuente Luis Alberto Escate Marín, conocido en el mundo del crimen como Goku, fue abaleado cuando ingresaba a su domicilio, en La Victoria, junto a su esposa y a su cuñada, tras recoger a sus pequeños hijos del colegio. El estado del criminal es de reserva, y según los médicos que lo atendieron, en el Hospital Dos de Mayo, se debate entre la vida y la muerte.

Por Diario La Primera | 03 set 2010 |    
Acusado de varios robos con muerte, fue baleado por delincuentes encapuchados.
Peligroso marca, líder de banda que operaba en Jockey Plaza, se debate entre la vida y la muerte. Sicarios trataron de ultimarlo.

Más datos

DETALLE

El delincuente baleado ayer había salido de la cárcel hace sólo cuatro meses, y la policía estaba tras sus pasos pues se sospechaba que tras recuperar su libertad había planeado varios atracos que acabaron en la muerte de sus víctimas.

Goku se hallaba prófugo, por lo que era intensamente buscado por la Policía, pues está sindicado de ser el cabecilla de una de las bandas de “marcas” más peligrosas de la ciudad, además se le acusa de realizar varios secuestros al paso.

De acuerdo a su expediente policial, Escate Marín era el líder de “Los Marcas del Jockey Plaza”, pues varios de sus atracos con muerte fueron perpetrados en ese centro comercial. Según el parte médico, Goku recibió dos impactos en el tórax y abdomen.

El ataque se perpetró ayer a las 8 de la mañana, cuando Escate estaba junto a su esposa Roxana Masías Iglesias y su cuñada Claudia Hortensia, en la puerta de la vivienda ubicada en el jirón Juan Castro Nº 545, a bordo de su camioneta de placa A4C-301.

Al bajar los tres del vehículo, un auto Mitsubishi negro, con matrícula AL-4142, se estacionó detrás de ellos y bajaron dos sicarios con los rostros cubiertos y dispararon casi doce tiros contra el delincuente y su familia.

Tras la balacera la cuñada de Goku también quedó herida en la pantorrilla derecha, pero su esposa quedó ilesa. Inmediatamente fueron conducidos al Dos de Mayo, donde los galenos que lo atendieron detallaron que el paro cardiorrespiratorio que sufrió estuvo a punto de fulminarlo.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.