Municipio interviene “boticas de la muerte”

Para acabar con un inescrupuloso negocio que estaba afectando primordialmente a los pacientes del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas, en Barrios Altos, la Municipalidad de Lima montó un operativo en varias boticas del lugar, donde se comercializaban medicamentos vencidos y de dudosa procedencia.

Por Diario La Primera | 04 oct 2012 |    
Medicinas de dudosa procedencia fueron confiscadas en farmacias de Barrios Altos.
Comuna limeña clausuró farmacias donde se vendían medicinas vencidas y de dudosa procedencia que operaban en Barrios Altos.

La comuna, a través de sus gerencias de Fiscalización y Control y de Desarrollo Social, intervino los comercios ubicados en las cuadras 12 y 13 del jirón Ancash. En estos lugares se aprovechaban de la necesidad de los dolientes para expender la ilícita mercancía que solo complicaba la salud de los usuarios.

Efectivos policiales del Escuadrón Verde y el Serenazgo capitalino intervinieron ocho boticas del mencionado sector y se determinó que, por ejemplo, carecían de licencia de funcionamiento, certificado de Defensa Civil, y de sanidad, entre otros documentos.

Asimismo, se descubrió un sin número de agujas y medicamentos de dudosa procedencia los mismos que ya habían vencido en el 2010. Dichos medicamentos fueron decomisados por la autoridad edil y sus propietarios fueron multados con una Unidad Impositiva Tributaria, la cual equivale a 3,650 soles.

Según indicaron los agentes municipales, en los locales se dejó una notificación preventiva por carecer de las respectivas licencias. Asimismo, los productos descontinuados y en mal estado serán puestos a disposición de Dirección General de Salud (DIGESA) para que se aplique las sanciones correspondientes.

MALOS EJEMPLOS
Las autoridades indicaron que se multó con una UIT a la propietaria de la Botica “San Carlos”, ubicada en el jirón Ancash 1274 por tener vencido el certificado de seguridad y por incurrir en malas prácticas de almacenamiento de los medicamentos.

Asimismo, la farmacia “Fiorella” situada en el 1288 del mismo jirón, fue intervenida, sin embargo, su propietaria nunca se presentó al local. El mismo era atendido por una menor de 17 años de edad quien fue notificada para que cumpla con mostrar la licencia de funcionamiento y otros documentos propios del negocio.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.