Una carta a su madre

Mañana lluviosa, como mi alma, selvas de Colombia, Miércoles, Octubre 24.

Mi adorada y divina madre de mi alma.

| 07 abril 2008 12:04 AM | Mundo | 309 Lecturas
309

Cada día me despierto agradeciendo a Dios por tenerte. Yo sé que Pinchao (un policía que se escapó de las FARC después de 9 años de cautiverio) te dio muchos detalles, y lo bendigo y agradezco por habértelo dicho todo.

Bueno, las cosas se han puesto más duras para nosotros desde el escape de Pinchao. Las medidas se volvieron más extremas, y esto ha sido terrible para mÑ Me separaron de la gente con quienes tenía amistad, afinidad y afecto, y me pusieron con un grupo de gente muy difícil.

Mamita, estoy cansada, cansada de sufrir, he sido –o tratado de ser– fuerte. Estos casi seis años de cautiverio me han mostrado que no soy tan resistente, ni tan valiente, inteligente o fuerte como creía. He tenido muchas batallas, he tratado de escapar en muchas oportunidades, he intentado de mantener la esperanza, como alguien trata de mantener su cabeza sobre el agua.

Pero mamita, ahora me he rendido. Quiero pensar que un día saldré de aquí, pero sé lo que pasó con los diputados (los legisladores fueron asesinados en junio), que me hirió profundamente. Me puede pasar a mí en cualquier momento. Creo que esto sería un alivio para todos.

Mamita, este es un momento muy duro para mÑ Estoy en una pobre situación física. No he estado comiendo. Mi apetito está bloqueado. Se me está cayendo mucho el pelo. No tengo deseo de nada. Creo que esto es bueno: no querer hacer nada. Porque aquí en la selva la única respuesta es “no”. Es mejor, entonces, no querer nada para ser libre, al menos, de deseos.

Por años no pude pensar en mis hijos, por el horrible dolor de no estar con ellos. Hoy puedo escucharlos y sentir más felicidad que dolor.

Bueno, no quiero decir adiós. Que Dios permita que esto te llegue. Por siempre y para siempre. Tu hija Ingrid.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD