Un poco de tino

Cristina fue directo a la confrontación. Se creía Perón enfrentándose a los grandes latifundistas. “No me voy a someter a ninguna extorsión”, dijo en su ya famoso discurso que desató los cacerolazos en los centros urbanos. No tuvo en cuenta que el agro es hoy una actividad de miles de pequeños productores.

| 28 marzo 2008 12:03 AM | Mundo | 391 Lecturas
391

Pero las protestas estuvieron referidas más al estilo autoritario que ejerce la actual presidenta, similar a la de su esposo Néstor Kirchner. Ese juego de antinomias -izquierdas y derechas - no deja espacio para los desacuerdos democráticos.

También está la preocupación por la inflación y el maquillaje de las cifras por el gobierno.

Las expectativas por el nuevo discurso de la presidenta no pudieron ser mayores. Ya los dirigentes agrarios habían señalado su disposición a dialogar. La aceptación de Cristina acabó con una situación explosiva.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD