Un baño de masas

En el primer encuentro dominical en la Plaza de San Pedro, el papa Francisco rezó el Ángelus ante una multitud, que ondeaban una gran cantidad de banderas argentinas, y centró su alocución en la necesidad de la misericordia y el perdón para un mundo “más justo”.

| 18 marzo 2013 12:03 AM | Mundo | 1.1k Lecturas
Un baño de masas
Papa Francisco habla con su pueblo.
El Papa Francisco fue ovacionado por una multitud que se concentró en la plaza de San Pedro.
1180
-.-

Unas cien mil personas se dieron cita en la plaza de San Pedro para ver al Papa. Con la sencillez que caracteriza su pontificado, Jorge Mario Bergoglio se asomó a la ventana de su estudio en el Palacio Apostólico Vaticano y fue recibido por una ovación.

“El rostro de Dios es el de un padre misericordioso. Siempre tiene paciencia con vosotros, los comprende y los entiende, no se cansa de perdonarlos si volvemos a él arrepentidos”, fue el eje de su primer mensaje dominical.

En la plaza, Bergoglio volvió a pedir a la multitud que rece por él y habló de la importancia de encontrarse los domingos con la gente. El público desbordó largamente la plaza, lo que confirma el entusiasmo que está despertando en los fieles el pontífice argentino. La inusual asistencia preanuncia una gran concurrencia a la toma de posesión del nuevo Papa, que se realizará este martes.

En su breve mensaje, Francisco mencionó el pasaje bíblico en el que Jesús salva de la condena a muerte a una mujer adúltera. Y elogió un libro del cardenal alemán Walter Kasper (La misericordia: clave del Evangelio y de la vida cristiana), que asegura que “un poco de misericordia vuelve al mundo menos frío y más justo”.

En ese tramo del Ángelus volvió a mostrar su sentido del humor y a sonreír. Les advirtió a los asistentes a la plaza de San Pedro que no tenía intención de hacer publicidad a los libros de sus cardenales.

También recordó un episodio de su etapa de obispo de Buenos Aires, en 1992, cuando tras una misa en honor a la Virgen de Fátima, una anciana se le acercó y le dijo: “Si el Señor no nos perdonara a todos, el mundo no existiría”. Sorprendido, el actual Papa le preguntó “’Pero dígame señora, ¿lo ha estudiado en la Universidad Gregoriana?” (la universidad de Roma donde se formaron mucho papas), explicó Francisco con una sonrisa, haciendo gala de nuevo de su sentido del humor.

Francisco, que volvió a pedir a los feligreses que rezaran por él como ya hizo el miércoles tras ser proclamado pontífice, terminó deseando “buen domingo y buena comida”, con la sencillez que le ha convertido en escasos días en un Papa muy popular en todo el mundo.

UN CAMBIO
“Siento una emoción indescriptible. Va a traer mucha paz porque se le ve muy humilde, muy espontáneo. Se siente más cerca de la gente. Con el Papa que estaba antes no se sentía esto”, dijo Gabriel Solís, un argentino de 33 años, que como miles de compatriotas asistió a la segunda aparición pública del sucesor de Benedicto XVI.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...