Ultraderecha boliviana retrocede ante Evo Morales

LA PAZ.- Ante el llamado al diálogo efectuado por el prefecto de Tarija, Mario Cossío, el presidente de Bolivia, Evo Morales, lo convocó para poner fin a la crisis que vive el país.

Por Diario La Primera | 13 set 2008 |    
Ultraderecha boliviana retrocede ante Evo Morales
Ante la movilización popular, los grupos fascistas han depuesto su política violentista.
Respuesta popular en defensa del gobierno de Evo Morales ha obligado a la ultraderecha a pedir conversaciones.

Más datos

DETALLE

El vicepresidente Álvaro García Linera, en nombre del Gobierno, envió sentidos pésames a los familiares de los humildes campesinos y trabajadores bolivianos que fueron brutalmente asesinados en los enfrentamientos.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, informó que Morales le pidió a Cossío que no haya "ningún tipo de condicionamiento para iniciar este proceso de diálogo".

"Celebro su cambio de actitud y manifiesto mi disposición a la convocatoria al diálogo que usted mismo había clausurado días atrás", indica la carta.

"Con todo, el Gobierno nacional vuelve a reafirmar su convicción seria y decidida para reanudar un diálogo productivo", señala.

Cossío aceptó ir a La Paz para reiniciar el diálogo con el presidente y los miembros de su gobierno para hallar una solución al conflicto político y social que vive el país.

“Estoy plenamente convencido que es la última oportunidad para que se encamine un proceso de reconciliación y se deje atrás la confrontación”, manifestó el prefecto de Tarija.

De otro lado, el prefecto de Beni, Ernesto Suárez, y el comandante de la Sexta División del Ejército de Bolivia, coronel Fernando Rocabado, acordaron ayer una tregua después de los violentos enfrentamientos ocurridos en ese departamento boliviano entre opositores al gobierno de Evo Morales y efectivos militares.

En ese encuentro, añadió el portavoz oficial, se estableció el repliegue de los soldados, mientras la Prefectura de Beni se comprometió a no seguir promoviendo la toma de más instituciones públicas.

Asimismo, fuerzas militares desbloquearon los caminos hacia los campos petroleros del sudeste de Bolivia en forma pacífica.

El primer contingente militar llegó ayer en la madrugada a Villamontes, 1,350 kilómetros al sudoeste de La Paz, en tránsito hacia Yacuiba, donde se encuentra la estación de bombeo de Pocitos.

La movilización militar obedeció a la decisión del gobierno de Evo Morales de enfrentar las protestas opositoras.

El gobierno también envió tanques y unos 600 soldados de infantería a Santa Cruz. Luego lo hará en el resto de las regiones opositoras.

Morales ordenó anoche que cuatro regimientos, integrados por tanques de guerra y unos 600 soldados, partan rumbo a Santa Cruz para militarizar la capital oriental y luego intervenir el resto de los departamentos opositores.

El diario El Mundo de Bolivia informó que las tropas partieron desde Cochabamba con los denominados blindados. Cada regimiento traería entre 400 a 600 hombres, efectivos militares entre clases y soldados.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.