Sin rastros de Bin Laden

A ocho años de la invasión de Afganistán, el objetivo más importante de la incursión de los norteamericanos sigue siendo un misterio: el jefe de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, no aparece a pesar de 27 millones de dólares de recompensa, del empleo de aviones no tripulados, comandos especiales y servicios secretos.

Por Diario La Primera | 17 ago 2009 |    
Sin rastros de Bin Laden
La resistencia a la invasión persiste y se incrementa.
Estrategia norteamericana fracasa a ocho años de la invasión a Afganistán

El fracaso quedó en evidencia en un encuentro de expertos en seguridad dedicados a la nueva estrategia para Afganistán y Pakistán. “Nuestra campaña antiterrorista centrada sobre todo en la victoria sobre Al Qaeda (que subraya la necesidad urgente de atrapar a Bin Laden o matarlo) no sólo se enfrió, sino que se congeló”, expresa una declaración del cónclave. Un agente reconoció además que “durante años” no tuvieron “informaciones precisas sobre los lugares de permanencia físicos de Bin Laden ni de Ayman al Zawahiri”, su mano derecha. Tampoco cuentan con informaciones acerca de cómo “funciona realmente el complejo y considerablemente seguro sistema de mando y comunicaciones de Al Qaeda”.

Se especula solamente que la cúpula de Al Qaeda se encuentra en Quetta, Pakistán, o cerca de la frontera afgana, donde se halla el consejo directivo de los talibán, liderado por el mulá Omar, ex jefe del gobierno afgano.

El último escondite conocido de Bin Laden fue el complejo de cavernas de Tora Bora en el este de Afganistán. Poco después de la caída de los talibán a fines del 2001, el “jeque”, como es nombrado el saudí por sus seguidores, logró huir.

El entonces presidente paquistaní, Pervez Musharraf, dijo a fines de 2004 que las pistas de Bin Laden se habían enfriado. En junio pasado, se le adjudicó una grabación de audio en la que amenaza a Estados Unidos y al gobierno de Barack Obama.

A la luz de la creciente violencia talibán que busca hacer fracasar las elecciones en Afganistán, muchos dudan de la estrategia norteamericana, que anunciaba su inminente captura el 2001. “Quien cree que puede esconderse y huir de Estados Unidos y los aliados, está equivocado”, dijo George W. Bush entonces. El ya se marchó, pero Bin Laden sigue libre. Y algunos expertos temen que no puedan derrotarlo militarmente.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.