Sigue la paranoia en Connecticut

La tragedia del último viernes 14, en la que el joven Adam Lanza mató a balazos a 27 personas, entre mujeres y menores de edad, en la escuela Sandy Hook Elementary, ha dejado secuelas emocionales en la población de Newtown, en el estado de Connecticut, luego de que las autoridades alertaran sobre la presencia de un hombre armado cerca de centros educativos aledaños.

| 18 diciembre 2012 12:12 AM | Mundo | 564 Lecturas
Sigue la paranoia en Connecticut
Descubren otro hombre armado cerca de escuelas en Redding y Ridgefield, que fueron cerradas por miedo a que se repitan trágicos sucesos de la semana pasada.
564

Ante esto, dichas escuelas, ubicadas en las localidades de Redding y Ridgefield, fueron cerradas por precaución ante la sospecha de la cercanía del hombre armado, que circulaba cerca de la estación ferroviaria de Branchville, según informó la policía local.

“Estoy al tanto de la situación en la localidad de Ridgefield. (...) hay un reporte de una persona sospechosa que podría estar armada”, dijo el teniente Paul Vance, de la policía estatal de Connecticut, en una conferencia de prensa. En tanto, otra fuente policial no dio mayores detalles, al mencionar que “las escuelas están cerradas como medida de precaución, eso es todo lo que puedo decir”.

Otras medidas de la policía fueron redireccionar los autobuses de la escuela primaria local a la cercana East Rigde Middle School, y los niños estaban reunidos en el auditorio de esa institución como medida de protección.

En tanto, las autoridades informaron que la escuela Sandy Hook Elementary, escenario del tiroteo del viernes, permanece también cerrada, pues seguirá siendo considerada de manera oficial como escena del crimen durante un mes. Agregaron que el local escolar no será utilizado para el dictado de clases mientras duren las investigaciones, y que dos adultos heridos en el tiroteo sobrevivieron.

De otro lado, ayer fueron realizados los funerales de las dos primeras víctimas de la matanza, Jack Pinto y Noah Pozner, ambos de seis años. El primero era simpatizante del equipo de béisbol Los Gigantes de New York, y del jugador de este cuadro, Víctor Cruz, quien el domingo escribió en su camiseta “Jack, mi héroe”.

En el caso de Noah Pozner, sus maestros lo consideraron como “brillante” pese a su corta edad, y recordaron que era un apasionado de la mecánica.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD