Se va sin referirse a curas abusadores

En un hecho inédito en casi seis siglos, el papa Benedicto XVI abandonará hoy el puesto de máxima autoridad de la Iglesia Católica, hecho que adelantó el pasado 11 de febrero, sin haber dado señales claras sobre recientes denuncias contra sacerdotes implicados en abusos sexuales contra menores.

| 28 febrero 2013 12:02 AM | Mundo | 822 Lecturas
Se va sin referirse a curas abusadores 822

En un hecho inédito en casi seis siglos, el papa Benedicto XVI abandonará hoy el puesto de máxima autoridad de la Iglesia Católica, hecho que adelantó el pasado 11 de febrero, sin haber dado señales claras sobre recientes denuncias contra sacerdotes implicados en abusos sexuales contra menores.

Durante la última audiencia general que encabezó ante miles de fieles que se congregaron en la plaza San Pedro, el cardenal Joseph Ratzinger afirmó que durante los casi ocho años que fue sumo pontífice pudo experimentar “momentos de felicidad y luz, pero también momentos que no fueron fáciles”, y agregó que tuvo días difíciles “como ha sido en la historia de la Iglesia, cuando el Señor parecía estar dormido”.

Aunque esto último podría ser interpretado como una referencia a los casos de corrupción, pedofilia y abuso sexual dentro de la curia vaticana, Benedicto XVI no fue explícito en dejar sentada una posición de rechazo, y hasta un pedido de sanción para estos hechos.

De otro lado, destacó que su alejamiento del papado la tomó con plena libertad, y con “conciencia serena” de conocer la gravedad y novedad de su decisión. “Amar a la Iglesia significa también tener la valentía de tomar decisiones difíciles, teniendo siempre presente el bien de la Iglesia y no el de uno”, manifestó en la audiencia pública.

Ratzinger insistió en que deja la denominada “Silla de San Pedro” porque han disminuido sus fuerzas; pero aseguró que seguirá sirviendo a la Iglesia con perfil bajo. “No abandono la cruz”, dijo, ante la multitud que lo vitoreaba y agradecía, con exclamaciones como “¡Benedetto!”. “Estoy realmente emocionado, agradezco el regalo de la fe”, manifestó.

El renunciante sumo pontífice dejará hoy la Basílica de San Pedro, reuniéndose primero con los cardenales llevando sus documentos personales, viajando primero a Castel Gandolfo, a 18 kilómetros de Roma; y dos meses después irá a un convento del Vaticano, de manera que dos papas convivirán en la Santa Sede cuando sea elegido su sucesor, aunque Ratzinger tendrá calidad de emérito.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario