Salto de altura

El austriaco Félix Baumgartner se convirtió en la primera persona en romper la barrera del sonido en una caída libre desde 39.068 metros, tras lanzarse desde un globo tripulado y aterrizar luego de 10 minutos sobre el desierto de Nuevo México, asistido de un paracaídas.

Por Diario La Primera | 15 octubre 2012 |  1.2k 
Salto de altura
Rompió la barrera del sonido en caída libre.
Deportista austriaco rompe la barrera del sonido tras saltar sobre los 39 mil metros de altura.
1227  

Los cálculos de la misión prevén que rompió la barrera del sonido en los primeros 40 segundos de caída libre, cuando aceleró en ese espacio de tiempo hasta 1.173 kilómetros por hora. En condiciones normales, en la atmósfera terrestre la velocidad del sonido es de 1.234 kilómetros por hora, mientras que en la estratosfera se puede alcanzar con unos 1.110 kilómetros hora por la menor resistencia del aire.

Más de dos horas y media le costó al deportista ascender, en una cápsula presurizada colgada de un globo estratosférico, hasta los 39.068 metros, superando por casi 3.000 metros el reto que se había trazado. Baumgartner se enfundó su traje presurizado, que le protegía de las temperaturas de hasta 70 grados bajo cero que se registran en la estratosfera, y aclimató su cuerpo antes del lanzamiento.

Tras abrir la escotilla de la cápsula, Baumgartner saltó al vacío en una caída que se prolongó por 10 minutos, los últimos de los cuales los realizó con paracaídas, en una performance que fue seguida por millones de personas a través de Internet, con imágenes transmitidas desde Roswell, en el desierto de Nuevo México, en Estados Unidos.

El aventurero austriaco logró batir tres de los cuatro récords que se había propuesto: ser el primero en superar la velocidad del sonido sin ayuda mecánica; en realizar el salto con paracaídas desde más altura y subir en globo al punto más alejado de la Tierra. El único que no logró batir fue el de la caída libre más larga, que fue de cuatro minutos y 19 segundos, frente al récord anterior de cuatro minutos y 36 segundos.

“Queremos extender los límites de la humanidad un poco más”, dijo horas antes de la hazaña, rodeado por su familia y amigos llegados desde Austria. El deportista batió el récord anterior, fijado en 1960, en 31.333 metros, por Joe Kittinger, quien se mantuvo en contacto desde la sala de control con el austriaco.

La jornada se inició con varias horas de preparación, después de un aplazamiento debido a los peligrosos vientos en la zona, en la tarde la cápsula empezó a ascender en el cielo de Nuevo México. Una hora después, a las 18.30, cruzó el Ecuador inicialmente previsto de su viaje, a 18.000 metros de altura, y siguió subiendo colgado del globo, hecho de un finísimo material plástico e inflado con helio.

Las cámaras ubicadas dentro y fuera de la cápsula mostraron la imperturbable faz de Baumgartner a través de la visera del casco y el insólito panorama del planeta Tierra. Tras 2 horas 36 minutos dentro de la cápsula, el deportista llegó a los 39.068 metros de altura. Entonces abrió la escotilla de la cápsula, permaneció unos instantes sentado en el borde de la puerta y se lanzó al vacío. Medio minuto después iba ya a mil kilómetros por hora. Tras una vertiginosa caída libre de cuatro minutos y 19 segundos, abrió el paracaídas para descender suavemente al suelo.

Tras caer de pie, se dejó caer sobre las rodillas. Pese a que se trata del salto de mayor altura jamás realizado por el hombre, en realidad el espacio está bastante más lejos de su récord: 100 kilómetros de altura sobre el suelo es la métrica oficial del espacio; la Estación Espacial Internacional está en órbita a unos 370 kilómetros de altura y los satélites de comunicaciones, a 36.000 kilómetros.

Referencia
Propia



    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.
    Loading...

    Deje un comentario