Quieren limpiarse por sangre derramada

El canciller del gobierno de facto de Honduras afirmó el lunes que fueron los disparos de los manifestantes los que provocaron las dos muertes (aunque oficialmente sólo se reconoce una) durante una marcha para recibir al destituido presidente Manuel Zelaya, quien intentó regresar a Tegucigalpa el domingo. "La policía no hizo ningún disparo, sino que entre los propios grupos antagónicos se fue un disparo", declaró Enrique Ortez a la radio Cooperativa de Santiago.

Por Diario La Primera | 07 jul 2009 |    

"No hay ninguna responsabilidad" de las fuerzas de seguridad, afirmó el canciller del designado Roberto Micheletti, agregando que los choques durante la manifestación dejaron "10 heridos y desgraciadamente un muerto". Las posiciones son encontradas. En contra de lo o currido en el extranjero, donde la condena al golpe es unánime, en Honduras, políticos, empresarios y medios de comunicación ha cerrado filas con la destitución de Zelaya, quien anuncia su regreso al país el jueves. Pese al apoyo internacional y la condena, Zelaya tendrá que continuar de fuera su batalla.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.