Quiere cerrar cárcel de Guantánamo

A cuatro años de su promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo, y con más de 100 presos en huelga de hambre, el presidente Barack Obama retomó su antiguo llamado y dijo que intentará cumplirla, a pesar de las objeciones en su país.

| 01 mayo 2013 12:05 AM | Mundo | 824 Lecturas
Quiere cerrar cárcel de Guantánamo
Obama recuerda promesa incumplida y dice que insistirá en ella en medio de masiva huelga de hambre.

Más datos

ÉTICA

El presidente de la Asociación Médica Americana, el doctor Jeremy Lazarus, escribió una carta al secretario de Defensa, Chuck Hagel, en la que decía que “cualquier médico que participase en forzar a un prisionero a comer en contra de su voluntad violaba valores éticos básicos de la profesión médica”.
824

“Sigo creyendo que tenemos que cerrar Guantánamo”, indicó tras señalar que no había olvidado la promesa que hizo al llegar a la Casa Blanca en 2009, en que anunció que cerraría el centro de detención en menos de un año.

“Guantánamo es caro y es ineficaz”, explicó Obama para añadir que daña la imagen internacional de EEUU, reduce la cooperación de sus aliados en los esfuerzos antiterroristas y es una herramienta para el reclutamiento de extremistas.

El presidente dijo que reanudaría el diálogo con el Congreso para hacer entender a sus miembros que mantener Guantánamo abierto es perjudicial para los intereses norteamericanos y no es sostenible en el tiempo. “La idea de que vamos a mantener a más de cien individuos en tierra de nadie… La idea de que mantendremos indefinidamente a individuos a los que no se ha juzgado es contrario a lo que somos como país”, manifestó Obama.

A principios de la semana fueron enviados a la base naval militar en territorio cubano “refuerzos médicos”, que incluían médicos, enfermeras, especialistas, para ayudar a alimentar al centenar de reos en huelga de hambre. Ello, debido a que el equipo sanitario destacado en la cárcel se encuentra desbordado.

Las autoridades militares dieron el visto bueno para que al menos 21 de esos presos sean alimentados por la fuerza, con la inserción de un tubo de plástico por la nariz que llegue hasta el estómago. “No permitiremos que ningún preso se muera de hambre”, aseguró la semana pasada el portavoz de la prisión, el teniente coronel Samuel House. “Continuaremos tratando a cada persona con humanidad”.

Obama respaldó esa opinión y defendió la decisión del Pentágono de alimentar por la fuerza a los prisioneros. “No quiero que esos individuos mueran”, aseguró el presidente sobre una población reclusa que en un 50% tiene el visto bueno para abandonar la isla ya que no son considerados una amenaza para la seguridad de EE UU.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD