Pide una verdadera renovación

El Papa Benedicto XVI reclamó una verdadera renovación de la Iglesia y a cumplir con el mensaje del Concilio Vaticano II, durante una reunión con el clero de Roma en la que habló de su pasado con los sacerdotes, cuatro días después de anunciar su renuncia.

| 15 febrero 2013 12:02 AM | Mundo | 1.2k Lecturas
Pide una verdadera renovación
Ratzinger sorprende y habla del Concilio Vaticano II, reformas que fueron olvidadas desde la muerte de Juan Pablo I.
Benedicto XVI insiste en los cambios en una Iglesia golpeada por los escándalos y las luchas por el poder.

Más datos

DETALLE

Tanto su secretario personal, el padre Georg Gänswein, como las cuatro laicas consagradas que hasta ahora lo venían asistiendo en el apartamento papal, seguirán acompañándolo en su retiro en el monasterio de monjas de clausura del Vaticano. Ellos son conocidos como la Familia Pontificia.
1288

“Tenemos que trabajar para que se realice verdaderamente el Concilio Vaticano II y se renueve la Iglesia”, dijo a los religiosos en la Sala Pablo VI del Vaticano. Agotado, con ojeras y la voz ronca, el Papa, vestido con su tradicional sotana blanca, contó anécdotas relacionadas con el Concilio Vaticano II, en la década de los 60, en el que participó activamente, un evento considerado clave para la modernización de la Iglesia del siglo XX.

El Papa dijo que las reformas aprobadas entonces, su apertura al diálogo con el mundo, no se han realizado. “La Iglesia no es una organización, jurídica ni institucional, sino una organización vital que está en el alma”, explicó..

El Pontífice también dijo que, pese a su retiro, siempre estará cerca de los fieles y ellos “estarán conmigo” aún si desaparezco del mundo”. Las palabras improvisadas de Benedicto XVI, quien no usaba anteojos, conmovieron a los asistentes, que lo ovacionaron en señal de admiración y respeto, vitoreando repetidamente al Papa.

Benedicto XVI participó en las labores de preparación del Concilio Vaticano II entre 1962 y 1965 como “perito” del cardenal alemán Joseph Frings, entre los purpurados más progresistas y que pedía profundos cambios dentro de la Iglesia.

“Los seminarios y conventos están cerrados, la liturgia banalizada”, denunció el Pontífice saliente ante los religiosos tras reconocer que los textos del Concilio fueron mal interpretados y deformados.

El teólogo, de 85 años, que fue por casi un cuarto de siglo el firme defensor de la doctrina durante el pontificado de Juan Pablo II, reiteró su apoyo a “una renovación de la Iglesia dentro de la continuidad”, en contra de toda ruptura, como exigían los movimientos de base y la Teología de la Liberación en América Latina, a los que ha combatido como cardenal y pontífice.

El papa Ratzinger ingresó apoyándose en un bastón, mientras los aplausos se mezclaban con el canto Tu sei Petrus (Tú eres Pedro). En la víspera, sus palabras en las que llamó a superar “hipocresías”, “rivalidades” y “divisiones”, fueron interpretadas como una referencia a las luchas internas por el poder y a las intrigas dentro del Vaticano que han marcado sus casi ocho años de pontificado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.703532934189