Observadores constatan huellas de la matanza

Un grupo de observadores de la ONU logró ingresar en la pequeña localidad de Al Qubair, escenario de una matanza de unas 80 personas, entre mujeres y niños, luego que militares del régimen les impidieran el paso a balazos.

Por Diario La Primera | 09 jun 2012 |    
Observadores constatan huellas de la matanza
Siria. En el poblado de Al Qubair se mató y se quemó a 78 personas, entre mujeres y niños

“En frente de mí hay un pedazo de cerebro, en la esquina, sangre congelada”, detalló el reportero de la BBC Paul Danahar, que acompaña al equipo de la ONU. “El hedor a carne quemada –prosiguió- es todavía muy fuerte”.

Un militante en Hama, Abdel Karim al Hamui, declaró que “soldados en un retén en Maarzaf dieron la orden a los habitantes de no hablar a los observadores, amenazándolos con represalias”.

Según fuentes opositoras, las fuerzas gubernamentales bombardearon el pasado miércoles la aldea de Mazraat al Qubair, situada a 20 kilómetros al noroeste de Hama, e irrumpieron en ella junto a hombres armados vestidos de paisano, matando a 78 personas --la mitad de la población-- e incinerando la mayoría de los cadáveres.

Ayer, numerosos sirios desfilaron por las calles para responder al llamamiento de los opositores al régimen, cuya consigna era: “revolucionarios y comerciantes, de la mano hasta la victoria”. Los enfrentamientos con las fuerzas del régimen dejaron decenas de muertos.

En Kafar Zita, en la provincia de Hama, los manifestantes gritaban “¡no queremos más (revuelta) pacífica! ¡Queremos balas y Kalashnikovs!”. Eso revela la impotencia de la comunidad internacional para detener la violencia por la vía diplomática, por lo que muchos reclaman, en el seno de la oposición, que la rebelión reciba armamento del exterior.

Tras 15 meses de protestas y en vista del creciente recrudecimiento de los enfrentamientos entre el régimen y los rebeldes, también la ONU expresó su alarma. “El pueblo sirio se desangra. Están enfadados. Quieren paz y dignidad, y sobre todo quieren acción”, advirtió el máximo responsable de la ONU, Ban Ki-moon.

El portavoz de la Cruz Roja Internacional, Hicham Hassan, calificó la situación como “muy tensa”, con combates en zonas rurales de Idlib, Damasco, Hama y Alepo, y en barrios de Deraa y Latakia, y distintos lugares del sureste y noreste del país, lo que provoca que haya continuos desplazamientos de personas”.

Es difícil precisar el número de desplazados porque “muchos se han refugiado en casas de amigos o familiares, aunque muchos otros malviven en escuelas, mezquitas o iglesias”, añadió.

El representante de la Cruz Roja reiteró que los enfrentamientos se producen “en muchas áreas rurales y en barrios determinados de algunas ciudades, por lo que muchos civiles se trasladan de barrio a barrio huyendo de las batallas”.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.