Obama se impone

En una elección en que se mantuvo el suspenso hasta los últimos instantes, las proyecciones indicaban que el presidente Barack Obama se imponía en las elecciones norteamericanas, con el voto de los trabajadores, de los hispanos y las mujeres, que confían en que impulsará la recuperación económica, luego de varios años de recesión.

| 07 noviembre 2012 12:11 AM | Mundo | 774 Lecturas
Obama se impone
Con el voto de los hispanos, las mujeres y los trabajadores venció ajustadamente al republicano Romney.

Más datos

VOTANTES

La decisión de los votantes marcará el rumbo del país en los próximos cuatro años en lo que respecta al gasto, los impuestos, la atención médica y los desafíos de política exterior, entre los que destacan el programa nuclear de Irán, la guerra civil en Siria y el surgimiento económico de China.

DATO

El pueblo de 12 habitantes de Noxville Notch, en el norte de New Hampshire, abrió la primera urna del país y el resultado entre sus diez votantes dio cinco votos a favor de Obama y cinco a favor de Mitt Romney. Es el primer empate en la historia en el pueblo cerca de la frontera de Canadá que vota a medianoche y revela sus resultados de inmediato.
774

Pese a que el recuento de votos en los tres estados claves de Ohio, Virginia y Florida, todavía estaban en proceso, los resultados en Washington, California, Hawai, Massachusetts, Rhode Island, Delaware, Nueva York, Nueva Jersey, Michigan, Wisconsin, New Hampshire y Maryland, permitían avizorar el triunfo demócrata.

A su turno, Romney vencía en Arkansas, Tennessee, Indiana, Texas, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Idaho, Wyoming y Mississippi, pero no le bastaban porque el ganador necesita obtener 270 de los 538 votos electorales repartidos entre los 50 estados. Hasta el cierre de la edición, Obama obtenía 290 votos electorales sobre 201 de su rival.



Obama se impuso en los estados clave de Wisconsin y Pensilvania, un paso importante para derrotar a su rival y continuar en la Casa Blanca. El triunfo de Obama en esos dos estados colocaba presión sobre Romney, que debía ganar en Ohio, Florida y Virginia para aspirar a que los republicanos vuelvan a ser gobierno, un resultado inverosímil pues las proyecciones daban como ganador a Obama por lo menos en dos de los tres estados, con lo que la suerte del republicano estaría sellada. Entre los tres estados suman 60 los votos electorales.

Al menos 120 millones de personas habrían votado tras una dura y prolongada campaña presidencial que puso al descubierto las diferencias entre los estadounidenses que quieren que continúe Obama y los que prefieren el cambio.

Las posibilidades de Romney se vieron golpeadas por los triunfos de Obama en Wisconsin, Pensilvania y Nueva Hampshire, lugares que Romney visitó la semana pasada. Wisconsin es el estado natal de su compañero de fórmula, Paul Ryan, y el martes hizo una escala en Pensilvania con la esperanza de lograr una victoria. Pero no le resultó.

En otro triunfo que compromete las posibilidades republicanas, Obama se impuso en Michigan, el estado natal de Romney. Algunos sondeos habían sugerido que la carrera por Michigan, donde el presidente impulsó un rescate de la industria automotriz, sería estrecha.



POLARIZACIÓN
La gran polarización que se vivió en estas elecciones tiene su base en las marcadas diferencias entre las dos mayores fuerzas políticas del imperio, pero además por la crisis económica que afecta a los trabajadores norteamericanos desde el estallido de la crisis financiera heredada de Bush.

Así, el Partido Republicano ubicado a la derecha del espectro político, convirtió las elecciones en una disputa entre dos modelos de estado, promoviendo el libre mercado a ultranza para favorecer a los monopolios. Pero el ganador no la verá fácil, pues el Congreso está dividido entre demócratas y republicanos. Obama tendrá al frente una Cámara de Representantes dominada por la oposición, por conservadores comprometidos con la reducción de impuestos y el empequeñecimiento del estado de bienestar.



Al final se impuso el discurso de Obama comprometido con la recuperación económica que tanto interesa a los votantes. Un reciente sondeo reveló que el 60% cree que el tema más importante que enfrenta Estados Unidos es la economía, 15% dijo que el déficit y 17% el tema de salud. Eso revela lo crucial que representan estas elecciones para los ciudadanos del imperio.

OPTIMISTAS
Durante la jornada de ayer, la familia Obama cenó en su casa de Hyde Park antes de dirigirse al centro McCormick, donde Obama se preparaba para pronunciar el discurso que puso fin a la campaña electoral más cara de la historia de Estados Unidos, valuada en cerca de 2.600 millones de dólares.

Horas antes, Obama se mostró optimista respecto a los resultados. “Soy optimista, pero solo prudentemente optimista. Porque hasta que la gente va de verdad a las urnas y vota, lo demás es todo especulación”, dijo. “Espero ansiosamente los resultados y espero que tengamos una buena noche. Más allá de lo que pase, simplemente quiero decir que valoro a cada una de las personas que me apoyó, cada una que trabajó tan duro por mí”, declaró el candidato demócrata tras visitar una oficina electoral en Chicago.

En tanto, Romney ejerció su derecho al voto en la mañana en la localidad de Belmont, del estado de Massachusetts, antes de dirigirse a Ohio y Pensilvania, para realizar sus últimos actos de campaña. En declaraciones a la prensa, manifestó sentirse “muy, muy bien” respecto a los resultados de las elecciones generales.



NEW YORK
Miles votaron bajo los cero grados
Tras una semana de dificultades tras el paso de la tormenta Sandy, los neoyorquinos fueron a ejercer su derecho de voto en unas elecciones cruciales para el futuro económico y social de EEUU. En los barrios más afectados, la prioridad era prepararse para la temporada invernal.

Los colegios electorales en Nueva York abrieron a las seis de la mañana con el termómetro en cero grados centígrados. Las urnas permanecieron abiertas hasta las nueve de la noche. El gobernador Andrew Cuomo firmó una orden para que los desplazados voten donde les convenga.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, cifró en 61 los centros afectados porque quedaron destruidos por la tormenta, no disponen aún de electricidad o son utilizados como centros de acogida.

El alcalde de Nueva York anunció ayer una serie de medidas preventivas ante una nueva tormenta que azotaría la ciudad, apenas una semana después de que la poderosa tormenta Sandy anegara la región con inundaciones y fuertes vientos que paralizaron el tránsito y los sistemas de energía.


Efraín Rúa
Editor Mundo


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario

Espere...
0.840602874756