Obama llega con ligera ventaja a elección de hoy

Luego de utilizar todas sus armas en una agitada campaña electoral, el demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney, llegan al día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos con lo que se considera un empate técnico. El actual mandatario lleva mínima ventaja con el 48% de las preferencias, mientras su rival le sigue los pasos con un 47%.

| 06 noviembre 2012 12:11 AM | Mundo | 657 Lecturas
Obama llega con ligera ventaja a elección de hoy
Candidatos utilizaron ayer sus últimos esfuerzos para ganar simpatía en los estados clave. Voto latino será determinante en esta elección.
657

Pese a que el electorado norteamericano está dividido, sería el actual gobernante quien asumiría nuevamente el cargo, debido a la estructura electoral de este país, pues la elección no se decide necesariamente por el sufragio popular, sino por la cantidad de colegios electorales en los que se impongan, siendo el mínimo de 270 para asegurar la victoria en la elección de hoy.

Según los estimados, Obama tendría asegurados 260 de estos puntos, mientras que Romney lleva solo 206. Para aumentar esta brecha, por un lado, y para reducirla, por el otro, ambos candidatos realizaron ayer sus últimos llamados a los votantes de los estados clave como Ohio, Florida, y Virginia, donde usualmente se resuelve una elección.

Según indicó DPA, el 94% de los afroamericanos apoyan al demócrata Obama, el primer presidente negro de la historia, mientras que la mayoría blanca se decanta por el republicano Romney. Solo el 38% de los caucásicos está a favor del actual mandatario.

Sin embargo, según los últimos sondeos, el presidente tiene la preferencia en los estados bisagra. Los expertos indican que, aunque Romney puede sumar la mayor cantidad de puntos, Obama ganaría las elecciones por el mayor número de votos de los estados electorales.

El sistema electoral de Estados Unidos permite que el triunfo en cada estado otorgue mayor o menor cantidad de votos electorales.

LA PUGNA
La última jornada de campaña motivó a los candidatos a poner mayor énfasis en potenciar el voto de los estados que decidirán hoy la justa. Obama visitó las localidades de Madison en Wisconsin, Columbus en Ohio y Des Moines en Iowa, donde pronunció su discurso de cierre junto a su esposa Michelle.

Romney, por su parte, se detuvo en Orlando (Florida), Fairfax (Virginia), Columbus (Ohio) y finalmente Manchester (Nuevo Hampshire), donde cerró este ciclo, también acompañado por su cónyuge, Ann.

La pugna es considerada una de las más reñidas en la historia reciente de los Estados Unidos, y todo indica que el resultado no se despejará hasta bien entrada la madrugada del miércoles, hora de la costa este.

Desde el primer debate televisado de hace un mes, en el que Obama sorprendió por su aparente falta de vehemencia, Romney ha ido recuperando terreno en las encuestas, utilizando para esto la supuesta incapacidad del actual presidente para dirigir una recuperación económica digna de una de las primeras potencias mundiales.

De otro lado, el mandatario norteamericano advirtió que no es el momento de volver a las políticas de desregulación que causaron, a su juicio, la gran recesión de 2008. Además, ha multiplicado sus esfuerzos sobre la población femenina, la comunidad hispana y los jóvenes, de cuya movilización dependerá que él pueda quedarse en la Casa Blanca.

IMPACTOS
El resultado de las elecciones tendrá un impacto de una variedad de temas de política interna y externa, desde el inminente “abismo fiscal” de recortes de gastos y aumentos de impuestos que podrían entrar en vigor a finales de año, hasta interrogantes sobre cómo manejar la inmigración ilegal o el desafío de las ambiciones nucleares de Irán.

El equilibrio de poder en el Congreso también estará en juego, aunque se espera que los demócratas de Obama conserven una estrecha mayoría en el Senado y los republicanos posiblemente retengan el control de la Cámara de Representantes.

En una carrera en la que ambos candidatos y sus aliados partidistas reunieron un total combinado de dos mil millones de dólares, un máximo en la historia del país, ambas partes han apuntado a los estados clave en disputa con un aluvión sin precedentes de anuncios.

Los márgenes estrechos en las encuestas nacionales y estatales sugieren la posibilidad de un desenlace de último minuto que podría ser decidido por cuál lado consiga impulsar la mayor asistencia a las urnas de sus partidarios.

En los últimos días, Obama y Romney se han centrado en entusiasmar a sus principales partidarios y cortejar a los últimos votantes indecisos en algunos estados clave.

Romney buscó conectar con votantes que apoyaron a Obama en 2008 y fueron defraudados, describiéndose como el candidato del cambio y ridiculizando el fracaso del mandatario demócrata por cumplir sus promesas de campaña.

EL VOTO LATINO
La elección presidencial de hoy es una de las más reñidas de los últimos tiempos. En este contexto ambos candidatos centraron sus esfuerzos, y hoy sus esperanzas, en el voto del los latinos que viven en el territorio de Estados Unidos. Obama parece tener mayor simpatía por estos ciudadanos, pero Romney orientó parte de su campaña para no quedarse rezagado.

El ex secretario de Comercio de EE.UU. y asesor del retador, Carlos Gutiérrez, afirmó que la comunidad hispana “no debe tener miedo” de Mitt Romney. Reconoció, no obstante, los problemas de su candidato para llegar a la comunidad latina, un grupo de votantes en los que pierde por más del 30% respecto al actual presidente.

“Le quiero decir a la comunidad hispana que no hay que temer al (ex) gobernador Romney. Queremos un futuro mejor para nuestros hijos, queremos trabajos. Somos igual de estadounidenses”, aseguró.

Para Gutiérrez, esta distancia se debe a que “hay varias personas en el Partido Republicano que están en el extremo derecho demasiado exagerado, y son ellos los que desafortunadamente le han dado una mala fama al partido”.

La ciudad de Albuquerque, la más poblada de Nuevo México, y donde hay un número considerable de latinos, será decisiva para la victoria de uno de estos dos candidatos.

Según la Oficina del Censo de EE.UU., en 2011 había 51,9 millones de latinos en el país, un 16,7% de la población. Obama tuvo, en las elecciones de 2008, el respaldo 7 de cada 10 hispanos que llegaron a las urnas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.603832006454