Obama anuncia que seguirá espiando pero no a sus aliados

El presidente Barack Obama anunció que se pondrán nuevos límites a los espías de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), entre ellas espiar a mandatarios amigos extranjeros, pero los cambios no serán inmediatos y dependerán del Congreso.

| 19 enero 2014 05:01 PM | Mundo | 1.1k Lecturas
Obama anuncia que seguirá espiando pero no a sus aliados
Obama promete dejar de espiar a países aliados
Presidente de EEUU defiende espionaje y anuncia cambios para no afectar a los ciudadanos estadounidenses.
1184

Entre esos cambios se encuentra una progresiva sustitución del polémico sistema de recopilación masiva de llamadas, que se va a sujetar a férreos controles para poder acceder a esos datos, más protecciones a la vigilancia sobre ciudadanos no estadounidenses y el final del espionaje a los líderes extranjeros.

Las reformas que estoy proponiendo deberían ofrecer a los ciudadanos estadounidenses una mayor confianza en que sus derechos están siendo protegidos, a pesar de que nuestros servicios de inteligencia sigan manteniendo las herramientas que necesitamos para seguir manteniéndonos a salvo”, señaló Obama en un discurso en el Departamento de Justicia.

El presidente citó la utilidad del espionaje desde “el amanecer de la república”, pero también reconoció los “abusos” de la comunidad de inteligencia en los años ‘60 y recordó las “prácticas de interrogatorios” después del 11-S que “contradijeron los valores” de Estados Unidos.

Obama dejará el debate de los cambios en manos del Congreso. Los planes de Obama son una respuesta a las revelaciones del exespía Edward Snowden sobre la recolección de datos de millones de llamadas telefónicas en Estados Unidos y en el resto del mundo y la interceptación de las conversaciones de la canciller alemana Angela Merkel.

En diciembre, un grupo de expertos nombrados por la Casa Blanca aconsejó que las compañías telefónicas conservaran los datos de las conversaciones para que los agentes federales los pudieran consultar sólo en caso de una investigación concreta con orden judicial. Pero las telefónicas ya dejaron en claro que no quieren asumir esta responsabilidad.

Obama cree que “el Gobierno no debería estar en el negocio de quedarse con estos datos”, pero tampoco tiene clara la alternativa ya que el almacenamiento por parte de telefónicas o de un tercero es “complicado” y también presenta problemas de privacidad.

El único cambio, de momento, es que mientras se decide quién retiene los datos de las llamadas, los espías deberán tener autorización judicial específica cada vez que quieran acceder a los detalles almacenados. Las peticiones se harán al tribunal secreto que ha gestionado hasta ahora el programa y ha autorizado la inmensa mayoría de las demandas gubernamentales.

Loading...



La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital