No a la represión

Ante la creciente presión nacional e internacional para que el gobierno de facto derogue la suspensión de las libertades civiles y reabra medios de comunicación independientes, el golpista Roberto Micheletti se vio obligado a analizar su derogatoria.

Por Diario La Primera | 01 oct 2009 |    
No a la represión
Crece la protesta por la suspensión de garantías y el cierre de medios por parte de golpistas hondureños.

Más datos

Dentro de la embajada sitiada, Zelaya celebró el cumpleaños de su esposa Xiomara Castro y escuchó por teléfono el primer llanto de su nieto Juan Manuel Melara Zelaya recién nacido.

El decreto fue criticado hasta por sectores que apoyaron el golpe de Estado, como el Congreso, la Corte Suprema y el Tribunal Supremo Electoral, lo que llevó a Micheletti a afirmar que está “solicitando a la Corte Suprema la posibilidad de sentarme con ellos para que me expliquen, para que me orienten, para que ayuden a ver lo del decreto”.

Apoyados en la suspensión de garantías, decenas de policías allanaron el Instituto Nacional Agrario y desalojaron a medio centenar de campesinos que estaban allí desde el golpe militar del 28 de junio. La policía detuvo a una decena de campesinos.

Policías y militares también disolvieron con gases lacrimógenos una manifestación de periodistas de Radio Globo frente al Palacio Presidencial, una emisora clausurada el lunes. “Es imperativo que las autoridades de facto reestablezcan por completo e inmediatamente todos los derechos civiles y constitucionales a los hondureños”, dijo Dan Restrepo, asistente especial del presidente Barack Obama.

Pese a los incidentes, un enviado de la OEA dijo que Zelaya y Micheletti podrían entablar el diálogo cuando una misión de cancilleres del grupo aterrice en Tegucigalpa el 7 de octubre.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119378 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.