Murió la Dama de Hierro

Margaret Thatcher, la primera mujer que alcanzó el cargo de primer ministro de Reino Unido y que introdujo las raíces del neoliberalismo en la vida política y económica de su país desde la primavera de 1979, falleció en su domicilio a los 87 años, víctima de una embolia cerebral.

| 09 abril 2013 12:04 AM | Mundo | 1.3k Lecturas
Murió la Dama de Hierro
Margaret Thatcher encabezó con Reagan la ofensiva neoliberal.
Algunos británicos celebran el deceso de la mujer que sembró el neoliberalismo en Gran Bretaña

Más datos

GEMELOS

La ex primera dama de Estados Unidos, Nancy Reagan, describió a Margaret Thatcher, como el “alma gemela política” de su marido, el fallecido expresidente Ronald Reagan. Ambos son recordados como la “pareja del poder”, una alianza que impulsó el conservadurismo y ayudó a vencer a la Unión Soviética.
1383

Thatcher, que gobernó Gran Bretaña entre 1979 y 1990, transformó profundamente la vida política y económica del país al instaurar un régimen neoliberal, acabar con los sindicatos, destruir las industrias locales y atacar los cimientos del estado de bienestar en su país.

Una botella de leche fue colocada en el umbral de la puerta de su casa en Belgravia, en clara referencia a su política de terminar con la entrega de lácteos gratuitos a los niños de la escuela primaria en la década de 1970, medida que le valió el mote de “Thatcher la robaleche”.

Los conservadores británicos la reconocen, sin embargo, como “una gran patriota” y como la figura política más influyente desde Winston Churchill. La reina Isabel II recibió la noticia “con tristeza” y envió un mensaje de condolencia a la familia.

El primer ministro David Cameron interrumpió su gira europea y volvió a Londres para sumarse al duelo: “Hemos perdido una gran líder, una gran primera ministra y una gran británica”, dijo.

Por deseo expreso de la propia Thatcher, no habrá funerales de Estado. La ex premier llevaba ya una larga década sufriendo problemas de salud y superó una apoplejía en el año 2002 que le obligó a limitar al mínimo sus apariciones en público y a llevar una vida de casi total reclusión en su casa.

Nacida el 13 de octubre de 1925 en Grantham (norte de Inglaterra), la política tory procedía de una familia de modestos recursos pues su padre había sido propietario de dos tiendas de comestibles.

Con tesón y estilo agresivo, Thatcher se enfrentó durante su mandato a los sindicatos, a la desaparecida URSS y a la guerrilla irlandesa del IRA, que sufrió la muerte de diez militantes en una huelga de hambre. También marcaron su mandato la defensa de los intereses británicos frente a Europa y el conflicto armado de las islas Malvinas, tras la ocupación argentina.

La fuerte voluntad y la determinación de Thatcher le valieron el nombre de la Dama de Hierro, apodada así por los medios soviéticos por su férrea oposición al comunismo.

Su llegada al poder supuso una completa transformación del Reino Unido al apoyar la privatización de las industrias estatales y el transporte público; la reforma de los sindicatos, la reducción de los impuestos a los ricos y del gasto público.

Las medidas pronto consiguieron rebajar una inflación que parecía no tener freno, pero tuvieron un costo muy alto para la población por el aumento del número de desocupados. La euforia inicial por su llegada al poder se transformó en frustración, a tal punto que los sondeos presagiaban su derrota en las elecciones generales de 1983, que sorteó gracias al triunfo de las Malvinas.

El declive de Thatcher llegó a finales de los ochenta con su impopular poll-tax, un impuesto municipal cuyo impago se castigaba con la negación del derecho al voto.

Ayer, en Brixton, en el sur de Londres -escenario de feroces disturbios en la década de 1980 y donde se produjeron profundas divisiones sociales- la gente se alistaba a celebrar su muerte.

“La propia Thatcher representa mucho de lo que la gente odia respecto a lo que pasó en Gran Bretaña en los últimos 20, 30 años”, dijo el diseñador gráfico Ben Windsor, parado junto a un hombre que sostenía un cartel con una caricatura de Thatcher con las palabras: “regocíjate, regocíjate”.

Un policía observaba la escena mientras varias personas bebían cervezas en lata y botellas de vino coreando: “¡Está muerta!”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario