Miles despiden a Bel Aid

Decenas de miles de personas salieron a las calles para despedir al izquierdista Shokri Bel Aid, asesinado a tiros el pasado miércoles, un crimen que conmocionó al país y que generó enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

Por Diario La Primera | 09 feb 2013 |    
Miles despiden a Bel Aid
Huelga general paraliza Túnez el día de las exequias de opositor de izquierda asesinado presumiblemente por los islamistas.
Millares de tunecinos se congregaron en el barrio de Yebel Yellud, en los suburbios del sur de la capital de Túnez, entonando cánticos contra el partido gobernante, el islamista Ennahda, y contra su líder, Rachid Gannuchi, responsabilizándolos por el crimen.

Las protestas contra el Ejecutivo se extendieron por todo el país a raíz de la muerte del Bel Aid, una importante figura en la escena política tunecina desde la caída del dictador Ben Ali en 2011. Bel Aid era un acerbo crítico del gobierno y de los ministerios del Interior y Justicia, a los que acusaba de exceso de tolerancia con los grupos islamistas radicales.

El Ejército se desplegó en distintas ciudades del país paralizado por la huelga general convocada por los sindicatos en protesta por el crimen. Bancos, comercios, supermercados, bares y restaurantes cerraron sus puertas en respuesta a la convocatoria a huelga general lanzada por los partidos de la oposición y la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT).

En la capital, las calles amanecieron prácticamente vacías y apenas se podían ver unos pocos autobuses. La aerolínea Tunis Air suspendió todos sus vuelos, según un portavoz de la compañía. Mientras que el aeropuerto de Túnez-Cartago, el principal del país, canceló todas las operaciones.

Los camiones militares recorrían la avenida Burguiba, epicentro de los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Efectivos militares fueron llamados para reforzar a los de la policía en las ciudades de Zarzis, en Gafsa y Sidi Buzid, el lugar donde nació la revolución de 2011.

Pasada la una de la tarde, la policía utilizó gases lacrimógenos para dispersar a decenas de manifestantes que estaban golpeando varios vehículos situados frente al cementerio de la capital donde Belaid fue enterrado, lo que provocó escenas de pánico.

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.