“Las FARC quedaron en el total ridículo”

Tomás Borge, embajador de Nicaragua en Perú y ex guerrillero del Frente Sandinista, se alegra de la liberación de Ingrid Betancourt, aunque lamenta que ello catapulte al mandatario colombiano Álvaro Uribe, “principal enemigo de la paz”.

Por Diario La Primera | 07 jul 2008 |    
Me alegra la libertad de Ingrid Betancourt pero me duele que sea una victoria de Uribe y la derecha.

- Luego de seis años, Ingrid Betancourt ha sido liberada. ¿Qué le suscita este hecho?
- Desde hace ya algún tiempo, para ser exacto el 6 de enero, en un artículo hablo de la importancia de liberar a todos los rehenes sin condiciones. Yo era de la opinión, previendo lo que ocurrió, que las FARC debían dar una lección a Uribe, a quien considero el enemigo principal de la paz. La paz significa su anulación política.

Respecto a Ingrid Betancourt, todos los acontecimientos últimos nos obligan a reflexionar: no debió haber sido retenida nunca. Primero, porque es civil, segundo mujer, y no era soldado enemigo. Además la retuvieron por años y con gran crueldad. Incluso ningún civil debió haber sido retenido. En la guerra se detiene a los militares.

- Así es, lo que está en cuestión es la política del secuestro. Una total falta de ética.
- Bueno, puede ser que en la contienda te veas obligado a retener a algún civil por algún rato.

- Claro, pero negociar la liberación de los civiles a cambio de dinero… ¿qué significa?
- ¿Viste? Así es. Porque se entendería un poco, sin entenderlo por completo, si fuese a cambio de otro prisionero.

- Yendo al operativo en sÑ ¿Cree que estuvo solo a cargo de los colombianos?
- No, de ninguna manera. Te voy a decir algo. Primero, el operativo dejó en total ridículo a la Inteligencia de las FARC. Segundo, parece que se aprovecharon de la voluntad de las FARC de negociar. Tercero, era imposible que la Inteligencia y el Ejército colombianos tuvieran la capacidad de hacerlo. Lo hicieron los organismos de Inteligencia de Estados Unidos, ya confesos además. Han dicho que apoyaron ‘técnicamente’, significa que ellos lo hicieron.

- De todos modos, es un gran triunfo para Uribe.
- A mí me duelen varias cosas. Me alegra la libertad de Ingrid Betancourt, pero no me alegra la de los demás, al menos no en la misma medida. Me duele que haya significado una victoria para Uribe, una victoria para McCain, una victoria para los yanquis y para toda la derecha latinoamericana, que está jubilosa.

Por otra parte, fíjate, independientemente de la liberación de esta señora, tampoco me alegra su actitud política. Me alegra el hecho humanitario, que una mujer valiente como ella, sufrida… yo, que fui guerrillero y estuve varios años en las montañas, sé lo que significa estar metido allí, acribillado por los mosquitos, con frío, con hambre. Y eso que yo no era un rehén. Por suerte para todos, no era la mujer famélica y desnutrida que nos mostraban, sino que gozaba de buena salud. Y qué bueno.

- No es la actitud política que se esperaba de ella, dados sus antecedentes.
- Yo me había hecho la ilusión de que ella saldría en una actitud distinta, hablando de la necesidad de la paz, reconociendo los esfuerzos que se han hecho por su liberación, tanto del presidente de Francia como del presidente Chávez y también de todos los otros que nos hemos planteado su liberación. Todo el mundo lo hizo.

¡Pero al único que aparentemente le reconoce el esfuerzo y la gratitud es a aquel que no quería que saliera! Porque Uribe la consideraba una rival política según me confesó a mí su madre. Aparece como aliada de Uribe y no como su rival. No como partidaria de la paz sino de hacer la guerra para liquidar a los guerrilleros. Eso sí no me alegra, porque yo no podría ser hipócrita y decir solamente que estoy satisfecho.

- Respecto a los rehenes, ¿se abre la posibilidad de una negociación o, más bien, triunfan los duros?
- Yo pensaba que si los guerrilleros liberaban a los secuestrados se abría una perspectiva de la paz y que a las FARC la sustituyera un movimiento progresista que, incluso en mis fantasías políticas, pudiera encabezarlo la señora Betancourt. Ahora, la fortaleza de Uribe ha crecido, la de la derecha ha crecido. Y además es el espaldarazo a John McCain, que hace posible que gane la presidencia de los Estados Unidos para la mala suerte de todos los pueblos del mundo.

Aún así, pienso que hay un movimiento progresista fuerte en Colombia. No hay que subestimar al movimiento progresista donde están sectores liberales y de izquierda. Que ojalá pueda en algún momento no muy lejano constituir una alternativa política distinta a la de Uribe.

- ¿Es el fin de las FARC?
- Todo esto hace difícil el porvenir de las FARC, los obliga a seguir la lucha armada para felicidad de Uribe. El actual resultado les impide entrar a la paz. Uribe y las FARC seguirán siendo adversarios y la víctima será el pueblo colombiano.

De todas maneras, insisto que lo mejor para las FARC es liberar a los demás rehenes sin condiciones. Es un posible escape hacia la paz.

“Esa versión es tirada de los cabellos”
- Una radio suiza señaló el viernes que en realidad fue comprada la liberación de los rehenes en 20 millones de dólares. Porque Estados Unidos tenía mucho interés en la liberación de los tres ‘contratistas’, que eran en realidad agentes del FBI.

- No, eso es falso. Yo no tengo la menor duda de que hayan sido agentes del FBI o que esto se haya realizado en el marco de la visita de McCain. Lo que no creo es que las FARC o algún sector de la guerrilla haya negociado esto. Es un poco tirado de los cabellos.

Yo creo que había un operativo para liberarlos. Parece ser que el ejército colombiano capturó los helicópteros que iban a realizar el operativo y “se apoderaron del mandado”. Ingenuamente, los guerrilleros aceptaron.

Julio Altmann
Redacción


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.