La Iglesia debe estar del lado de la gente

El Papa Francisco llegó ayer a un centro penitenciario para menores a celebrar la misa de la última cena y lavó los pies de 12 reclusos, incluidas dos mujeres, una de origen serbio y religión musulmana y la otra, una italiana, de fe católica.

| 29 marzo 2013 12:03 AM | Mundo | 1k Lecturas
La Iglesia debe estar del lado de la gente
El Papa hace llamado a religiosos y además lavó y besó los pies de jóvenes reclusos

Más datos

SANTA MARTA

En Santa Marta, Bergoglio tiene la posibilidad de compartir misa, almuerzos y convivencias con miembros de la curia y clérigos de todo el mundo, mientras que en las dependencias destinadas a los papas le resultaría mucho más difícil saber qué se cocina verdaderamente en el Vaticano.
1033

“Lo hago de corazón”, les dijo el Papa a los jóvenes del Casal del Marmo. Antes de inclinarse para lavar los pies, Francisco indicó que debían interpretar ese gesto como “una caricia de Jesús. Porque Jesús vino justo para eso, para servirnos y ayudarnos”.

El rito del lavado de los pies busca recordar el momento en el que, según cuenta el Evangelio de San Juan, durante la última cena Jesús se arrodilló ante sus discípulos y les lavó los pies, en un signo de profunda humildad en el que se colocaba como siervo de sus seguidores.

Francisco recordó cómo algunos de los discípulos, como Pedro, rechazaron que Jesús se arrodillara ante ellos para lavarles los pies. “Él mismo se lo explicó a los discípulos: vosotros me llamáis maestro y Señor, y hacéis bien porque lo soy. Y si yo he hecho esto, también vosotros debéis hacerlo”, dijo.

Antes, en otra intervención vibrante y aplaudida, el Papa Francisco criticó a los sacerdotes que se encierran en sí mismos, no salen al encuentro de la gente y se convierten en meros gestores de religión y no en mediadores entre Dios y los hombres y mujeres.

Así, hizo un llamado a llevar a la Iglesia hacia “las periferias” del mundo, en la Misa Crismal para los sacerdotes que se desarrolló en la Plaza San Pedro. “Se nos necesita allí donde hay sufrimiento, sangre derramada, ceguera que desea ver, donde hay cautivos de tantos malos patrones”, dijo en su homilía.

Ante unos 10 mil fieles y 1.600 sacerdotes, el Pontífice apuntó que el sacerdote “que no sale de sí, en vez de mediador, se va convirtiendo poco a poco en intermediario, en gestor. Todos –señaló- conocemos la diferencia: el intermediario y el gestor ‘ya tienen su paga’, y puesto que no ponen en juego la propia piel ni el corazón, tampoco reciben un agradecimiento afectuoso que nace del corazón.

“De aquí proviene precisamente la insatisfacción de algunos, que terminan tristes y convertidos en una especie de coleccionistas de antigüedades o bien de novedades, en vez de ser pastores con ‘olor a oveja’, pastores en medio de su rebaño, y pescadores de hombres”, señaló Francisco.

La decisión del Papa de quedarse en la residencia de Santa Marta y no ocupar por el momento el lujoso apartamento pontificio va mucho más allá de otro gesto de sencillez.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD