Golpe contra el imperio

En un abierto desafío al Reino Unido y a Estados Unidos, el gobierno ecuatoriano anunció que decidió concederle asilo diplomático al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a casi dos meses de haberse refugiado en la embajada del país sudamericano en Londres.

Por Diario La Primera | 17 ago 2012 |    
Golpe contra el imperio
Correa no se dejó intimidar por gobierno inglés.
Gobierno ecuatoriano concede asilo diplomático a creador de WikiLeaks pese a amenazas británicas.

El canciller Ricardo Patiño justificó la decisión por el “riesgo para la seguridad y la integridad” de Assange, los “indicios de represalias” por parte de los países afectados por los WikiLeaks, las “contradicciones de la fiscalía sueca que han impedido el derecho a la defensa” y la protección de los derechos humanos.

Además, dijo que Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia “no dieron garantías necesarias” para evitar la persecución política contra el activista. Ecuador concedió asilo diplomático a Assange, una figura jurídica que no es similar al asilo político de la legislación internacional, pues obliga a la concesión de un salvoconducto a los beneficiados con la gracia.

El jurista Baltasar Garzón dijo que Inglaterra está obligada a conceder el salvaconducto a su defendido. Pero el ministro de Exteriores del Reino Unido, William Hague, aseguró que su país no permitirá la salida del activista, dejando vislumbrar el estallido de una crisis diplomática. La cancillería británica declaró que tenía la obligación legal de extraditarlo a Suecia, donde es requerido por delitos sexuales.

El gobierno británico declaró además estar “desilusionado” por la decisión ecuatoriana. La vocera de la cancillería aseguró que la decisión ecuatoriana no cambia la situación legal de Assange y que se informó a Ecuador que no se otorgará el salvoconducto a Assange para salir de la embajada y viajar a Ecuador.

Al hacer el anuncio en Quito, Patiño dijo que su país es un Estado libre y soberano, no sujeto a tutelaje de ningún tipo, y recordó que según la Convención de Viena las sedes diplomáticas son inviolables. Para que no queden dudas sobre su decisión, indicó que su país no permitirá bajo ninguna circunstancia que el gobierno de Reino Unido invada su embajada porque eso representaría una violación a su soberanía y a los convenios internacionales.

En Londres, Assange saludó la decisión ecuatoriana que frustra su probable entrega a Suecia y a Estados Unidos, donde podría enfrentar a cargos de alta traición debido a las filtraciones de Wikileaks. En las afueras de la sede diplomática se generaron fricciones con la policía. La ecuatoriana Bélgica Guaña, aseguró que estaba muy feliz: “Mi presidente tomó la mejor decisión. Hemos demostrado que somos un país soberano y libre”.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.