“En el campo del Señor todavía hay discordia”

Benedicto XVI afirmó ante los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro que todavía hay discordia en el seno de la Iglesia Católica, en alusión al escándalo desatado por la difusión de documentos secretos que revelan pugnas al interior de la cúpula y comprometen al Banco Vaticano.

Por Diario La Primera | 12 oct 2012 |    
Benedicto XVI lanza el Año de la Fe en medio de la mayor crisis vaticana.

Benedicto XVI hizo alusión a las divisiones en la Iglesia al declarar: “En el campo del Señor todavía hay discordia. En el campo del Señor sigue habiendo cizaña, en la red de Pedro también hay peces malos, la fragilidad humana también está en la Iglesia”. El Papa lanzó el mensaje al anunciar el “Año de la Fe”, coincidiendo con el 50 aniversario del histórico Concilio Vaticano II, que modernizó la Iglesia católica. Allí invitó a los 1.200 millones de católicos del mundo a recuperar la “tensión positiva” de entonces.

Las declaraciones del pontífice se producen en medio de una grave crisis de la Iglesia y del propio Vaticano, que hace unos días condenó a año y medio de prisión a Paolo Gabriele, el mayordomo de su Santidad, por el robo de documentos confidenciales. Gabriele dijo a los investigadores que había actuado porque vio “maldad y corrupción en todas partes en la Iglesia” y que esa información le estaba oculta al Papa.

Benedicto XVI declaró hablar con una “alegría más sobria” que su predecesor Juan XXIII, que se había dirigido desde la misma ventana de la plaza de San Pedro a los fieles en la primera jornada del Concilio, hace 50 años.

También señaló que es necesario que se reavive en la Iglesia el mismo anhelo que hubo durante el Vaticano II de anunciar a Cristo al hombre de hoy, pero que “para que no se quede en un ideal ni se caiga en la confusión” es necesario apoyarse en los documentos salidos del Concilio.

En tanto, Paolo Gabriele, el ex mayordomo del Papa, cree que su sentencia de 18 meses es justa y no apelará, según dijo su abogada Cristiana Arru, al señalar que no presentarán reclamo. “Paolo había decidido desde el principio que quería pagar las consecuencias de sus acciones. Si apeláramos, significaría lo contrario”, explicó.

La Fiscalía había pedido una pena de tres años, pero el tribunal optó por la mitad de eso porque el acusado no tenía un historial delictivo previo. Gabriele cumplirá la sentencia bajo arresto domiciliario en el apartamento del Vaticano donde vive con su familia. Se espera que el Papa, que gobierna como monarca soberano en el Vaticano, indulte a Gabriele, de modo que quedaría libre de detención. Se prevé que siga trabajando en el Vaticano, pero en un trabajo de menor categoría.


Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.