Elección en compás de espera

En medio de una sorda pugna por esclarecer los hechos que llevaron a la renuncia de Benedicto XVI al papado, los cardenales de todo el mundo se congregaban en el Vaticano para decidir quién será su sucesor.

| 06 marzo 2013 12:03 AM | Mundo | 815 Lecturas
Elección en compás de espera
Los cardenales mantienen en silencio sus deliberaciones.
Los cardenales siguen llegando para elegir al sucesor de Ratzinger.

Más datos

CINTILLO

La imponente Capilla Sixtina cerró sus puertas para preparar la celebración del cónclave en que se elegirá al nuevo Papa. La célebre capilla está decorada con frescos de los más grandes artistas del Renacimiento y está localizada dentro de los museos del palacio apostólico.
815

Hasta ayer martes, la Santa Sede Vaticano esperaba la llegada de los últimos cinco cardenales antes de fijar la fecha para el comienzo del cónclave del que saldrá el nuevo Papa. El vocero vaticano Federico Lombardi dijo que otro grupo de cardenales llegó el lunes por la noche, con lo que suman 110 de los 115 esperados para iniciar la reunión.

En tanto, ayer martes, los cardenales enviaron un telegrama a Benedicto XVI agradeciéndole su “brillante” ministerio y su “incansable tarea en la viña del Señor”.

Además se supo que en el segundo día de encuentros preparatorios, los cardenales pidieron información sobre el funcionamiento de la burocracia vaticana -pedido que fue satisfecho- tras indicar los purpurados que deseaban aclarar plenamente las denuncias de corrupción y favoritismo en la regencia de la Santa Sede.

Esas denuncias, según informaciones de la prensa, comprometerían al número dos de la Santa Sede, Tarcisio Bertone, responsable del banco Vaticano, organismo acusado de lavado de dinero por diversos organismos internacionales.

Bertone fue el que propició la renuncia del presidente del banco, Ettore Gotti Tedeschi, quien fue cesado de forma violenta el 24 de mayo pasado por querer limpiar las cuentas del banco. Según el ‘Corriere’, existirían cuentas cifradas que ocultarían depósitos de la mafia y de actividades ilegales, incluida la corrupción italiana.

El Instituto para las Obras de la Religión (IOR), como se denomina el banco, sirve para gestionar el dinero de la Iglesia católica y moverlo hacia las misiones y obras de caridad en todo el mundo, pero tuvo siempre una parte oscura. Lo permiten sus cuentas sin nombre y sin recibo, al margen de la ley.

Gotti Tedeschi, cercano al Opus Dei y amigo de Benedicto XVI, relató a los fiscales que en su tarea de limpieza chocó con Bertone, y con el director general, Paolo Cipriani. «He sido combatido porque quería transparencia, sobre todo en algunas cuentas», dijo Gotti Tedeschi a los fiscales.

En respuesta, la Santa Sede expresó su «sorpresa y preocupación por los asuntos en los que se vio involucrado Gotti Tedeschi y dijo confiar en que la justicia italiana respetará las prerrogativas soberanas reconocidas a la Santa Sede.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD