El mismo cuento

Los grandes medios calientan motores intentando calentar una calle siempre tibia. Con semanas de anticipación anunciaron proféticos una manifestación espontánea de gente que nada tiene que ver con política -porque ya sabe usted, mi querido lector, que la política es una mala palabra-. Gente de a pie, como usted y como yo, que se vería obligada, según vaticinó CNN, a lanzarse a la calle, no cualquier día, sino el 8 de noviembre.

| 11 noviembre 2012 12:11 AM | Mundo | 662 Lecturas
El mismo cuento
A Cristina Fernández sectores medios y altos no le perdonan medidas de control económico y financiero.
ENFOQUE
662

Diseñado un logotipo llamativo por algún experto en publicidad y mercadeo. 8N se llamó lo que vendría. 8N con su página web súper linda, color bandera, aunque hubo cierto desacuerdo entre los organizadores de tan espontáneo evento, dudaban si usar el color bandera y el verde dólar, “porque al fin y al cabo de eso se trata, dejémonos de tonterías” -decía vehemente algún impúdico cacerolero-…

Color bandera fue, porque la defensa de mis dólares es la defensa de la patria. Y si fuera solo eso, pero se trata de tanto más: del adoctrinamiento de los niños; de los porteros de las escuelas espiando a los padres y maestros; del despilfarro del dinero de todos en subsidiar la vagancia congénita de los pobres, la institucionalización de la limosna…

Y mis dólares -perdónenme que insista- pero ese control de cambio, ese no poder vender o alquilar mi casa en moneda extranjera, ese no poder desangrar al país cambiando cada centavo nacional en un reluciente penny, eso, señores es un atentado contra la libertad de ser cipayos.

Con su lenguaje intolerante nos llaman cipayos por no conformarnos con la pequeñez de lo local. Si ser cipayo es amar lo civilizado, un humeante café bien sintético, bien Starbuck’s, servido en vasito de cartón, so nice, so Miami Beach, pues ¡cipayo soy!

Y los políticos de oposición -porque cuando es opositora la política sí es buena-… Decía, los políticos de oposición apoyando a la gente, a quienes entendemos que el pueblo no entiende nada y no puede decidir por nosotros aunque sean más…

Los políticos de oposición junto a los grandes medios, nos lanzan, sociedad-civilmente, a la calle a dar la cara por ellos; a defender sus privilegios que podrían ser nuestros si un día somos millonarios.

Nos fabrican el recuerdo de una felicidad pasada que no fue, entonces olvidamos que ellos nos mataron de hambre, que nos quitaron hasta el modo de andar y caceroleamos indignados contra un gobierno que, según titula la prensa privada, atenta, entre tantas cosas, contra la libertad de expresión.


Carola Chávez
Alainet


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD