Dilma Rousseff fue destituida este miércoles de la presidencia de Brasil

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff fue destituida por el Senado este miércoles y el poder lo asumirá de forma definitiva su exvice y máximo enemigo, Michel Temer.

| 31 agosto 2016 04:08 PM | Mundo | 5k Lecturas
Dilma Rousseff fue destituida este miércoles de la presidencia de Brasil 5056

El Senado aprobó la destitución de Rousseff con 61 votos a favor y 20 en contra.

Rousseff, en el poder desde el 1 de enero de 2011, fue suspendida en mayo de este año para ser juzgada por maquillaje de las cuentas públicas para asegurar su reelección en 2014 y continuar con esa práctica al año siguiente.

El Senado votará aún si inhabilita a la mandataria para ejercer cargos públicos por un periodo de ocho años.

De los 81 senadores presentes, 61 han votado a favor y 20 en contra (0 se abstuvo). En esta sesión especial se necesitaban 54 votos a favor del 'impeachment' para que este finalmente se concretara.

La Primera

Se celebró la sesión del Senado de Brasil que tenía por objetivo poner el punto final en el caso de la presidenta destituida del país. 66 senadores habían expresado su deseo de pronunciar un discurso, que no podía durar más de 10 minutos. El actual presidente interino, Michel Temer, deberá agotar su mandato, que finaliza en 2018.

Temer (PMDB, de centro-derecha), que ya fungía como mandatario interino, prestará juramento ante el Parlamento antes de viajar a China, para la cumbre del G20 el fin de semana, donde pretende participar ya con el título oficial de presidente.

Rousseff es la segunda presidenta destituida desde el regreso de la democracia a Brasil en 1985. Fernando Collor de Mello, hoy senador y a favor del impeachment de Rousseff, fue sometido a juicio político, pero renunció antes de que finalizara.

La destitución pone punto final de una sangría política que desde hace nueve meses mantiene en vilo a la mayor economía de América Latina, en ruta a su peor pérdida de riqueza en 80 años y que tiene a los principales partidos embarrados en causas de corrupción.

El debate duró más de 70 horas entre discursos de la acusación y la defensa. Durante este tiempo se han vivido escenas curiosas, como la de los llantos de la abogada Janaína Paschoal, una de las denunciantes de las irregularidades fiscales de Rousseff, que atribuyó a Dios el proceso de 'impeachment' y se disculpó ante Dilma por defender su destitución, asegurando que lo hacía "por el bien de las nietas" de la ya exmandataria.

La jefa de Estado fue suspendida de su cargo bajo el argumento de haber tergiversado el déficit fiscal del año 2014. El caso se fundamenta en una resolución del Tribunal de Cuentas de Brasil, que no aprobó el presupuesto que el Ejecutivo presentó para ese ejercicio.

"Un día muy triste no solamente para Brasil"

"Es un día muy triste no solamente para Brasil, sino para toda América Latina", resume la decisión del Senado el periodista Pepe Escobar, que también predice graves consecuencias de esta votación histórica:

"Como va a pasar ahora es un mixto de incertidumbre que va a continuar, polarización total, paralización, ya que el país está paralizado durante dos años al menos… La posibilidad de una guerra civil no declarada entre las fuerzas progresistas y las oligarquías brasileñas", concluyó.

"Las personas que van a coordinar la vida en Brasil a partir de ahora son todos los que están vinculados al mercado. Quieren el control del Banco Central Brasileño. Están íntimamente coordinados con Wall Street y Washington", explicó también el analista.

"Lucho por mi pueblo y su bienestar"

El 29 de agosto la presidenta acudió al Senado para brindar testimonio en el marco del juicio político en su contra y durante casi una hora explicó y fundamentó por qué es ilegítimo este proceso, al mismo tiempo que consideró que, de concretarse el golpe de Estado, "se agravaría la crisis brasileña".

Sobre esa base consideró que las supuestas pruebas en su contra "son meros pretextos que tienen base en una frágil retórica jurídica". Pretextos que buscan "hacer viable un golpe a la Constitución" que tendrá como resultado "la elección indirecta de un gobierno usurpador" que "no tiene mujeres en sus ministerios, cuando el pueblo eligió una mujer para comandar el país".

"Yo no estoy luchando por mi mandato, por vanidad o apego al poder como aquellos que no tienen carácter ni principios", dijo Rousseff, que agregó: "Yo lucho por la democracia, la verdad y la justicia. Lucho por mi pueblo y su bienestar".

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital