Crónica de una muerte anunciada

Lo que todos temían se concretó trágicamente con la muerte de al menos 34 rehenes extranjeros y 15 secuestradores, tras el violento ataque del ejército, que logró liberar a 600 trabajadores retenidos por un comando islamista en una planta de gas del sureste de Argelia.

| 18 enero 2013 12:01 AM | Mundo | 876 Lecturas
Crónica de una muerte anunciada
El ejército argelino acabó a sangre y fuego el secuestro islamista en una planta de gas.

Más datos

DETALLE

Según un empleado del lugar, que pudo escuchar las conversaciones con los secuestradores, ellos reclamaban la liberación de 100 terroristas detenidos en Argelia a cambio de los rehenes.

DATO

Francia anunció el jueves su decisión de reforzar su despliegue en Mali, con el envío de 1.400 militares suplementarios y de helicópteros de combate.
876

“Treinta y cuatro rehenes y 15 de los secuestradores murieron en un bombardeo (aéreo) del ejército argelino”, declaró un portavoz del grupo islamista. El jefe del grupo islamista asaltante, Abu Al Baraa, figura entre los muertos.

Otros siete rehenes occidentales -tres belgas, dos estadounidenses, un japonés y un británico- siguen vivos y sobrevivieron al ataque del ejército argelino, agregó la fuente. Cuatro rehenes extranjeros y 600 argelinos fueron liberados en la intervención contra los islamistas que reclamaban el fin de la intervención militar francesa en Mali. Se trata de dos británicos, un francés y un keniano.

En la instalación de gas del Sahara argelino, a unos 1.300 kilómetros al sudeste de Argel, helicópteros del ejército abrieron fuego, cuando los captores intentaban trasladar a los rehenes extranjeros en unos vehículos. Los islamistas atrincherados en la planta también indicaron que el ejército argelino había lanzado un ataque terrestre. “Aviones de combate y unidades terrestres iniciaron un intento de tomar por la fuerza el complejo”, indicó un portavoz de los secuestradores, que amenazó con “matar a todos los rehenes” si las fuerzas argelinas entraban en la planta de gas.

Entre los rehenes había más de 40 occidentales, entre ellos siete estadounidenses, dos británicos, así como japoneses, un irlandés, un noruego. Antes del ataque del ejército, 15 rehenes extranjeros consiguieron huir, al igual que 30 argelinos.

Desde el inicio, el gobierno argelino rechazó cualquier negociación con los secuestradores, que afirmaron reaccionar a la “cruzada de las fuerzas francesas en Mali”. Los secuestradores se autodenominaron los “Signatarios por la sangre”, liderada por el argelino Mokhtar Belmokhtar, apodado ‘el tuerto’.

El ministro de Información, Mohamed Said Belaid, lamentó que en la operación se produjeran “algunos muertos y heridos”, aunque dijo que por el momento no podía ofrecer cifras. Según él, los terroristas amenazaron con hacer estallar el complejo.

Said declaró que se han tomado todas las medidas posibles para preservar las vidas humanas y llevar a buen término la operación militar, que, según el ministro, es consecuencia del “extremismo de los terroristas”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD