Cristina resiste a las amenazas

La presidenta Cristina Fernández llamó a la tranquilidad a los argentinos tras la decisión del gobierno español de restringir las importaciones del biodiesel, asegurando que el país está en condiciones de absorber el total de la producción que alcanza los tres millones de toneladas.

Por Diario La Primera | 21 abr 2012 |    
Cristina resiste a las amenazas
Cristina Fernández tomó con calma presiones españolas.
Afirma que la suspensión de la compra de combustibles por parte de España no afectará a su país.

“Nosotros respetamos esta decisión soberana de España, estamos en condiciones de absorber esa producción de 400 mil toneladas que exportamos a España e incluso 700 mil más de nuestro mercado interno. No vamos a hacer planteos, somos gente de trabajo y muy respetuosa de las decisiones soberanas, por eso somos tan celosos de la defensa de nuestra propia soberanía”, expresó.

Una vez más, la presidenta reivindicó la nacionalización de las acciones de Repsol en YPF, señalando que “cuando las corporaciones olvidan su pertenencia a la nación, se convierten en facciones”.

Ayer, España anunció la adopción de medidas para limitar las importaciones de biodiesel argentino, en represalia a la decisión soberana de nacionalizar la petrolera YPF. Tras la reunión del Consejo de Ministros, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría informó de la medida.

Ahora, las importaciones se harán de empresas localizadas en Europa. La medida entrará en vigor hoy y se convierte en la primera que plantea el gobierno de Rajoy para responder a la decisión argentina.

Sáenz de Santamaría saludó también una resolución de la Eurocámara, que insta a los 27 países de la Unión Europea (UE) a suspender parcialmente las preferencias arancelarias otorgadas a diversos productos de Argentina.

El documento fue aprobado ayer por el Parlamento Europeo, con el rechazo de los eurodiputados de la bancada de Los Verdes/Alianza Libre Europea y de la Izquierda Unitaria.

De otro lado, el presidente de la petrolera española, Antonio Brufau, insistió en que reclamará unos 8.000 millones de euros al Estado argentino por la expropiación de YPF, medida que calificó de “ilegal”. No obstante, el gobierno argentino ya respondió que no piensa abonar la cantidad que reclama Repsol, que ha anunciado una ofensiva judicial en el Banco Mundial.

Ante la incertidumbre sobre la compensación, las acciones de Repsol continuaron cayendo. Su valor se redujo al nivel más bajo: 14,3 euros.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.