Crisis siria avanza a desenlace definitivo

Dos explosiones sacudieron ayer la capital siria, Damasco, dejando al menos 27 personas muertas y 140 heridas cerca de dos edificios de los cuerpos de seguridad, en la primera oleada de violencia luego que las fuerzas gubernamentales derrotaron en varias ciudades del país la ofensiva de grupos opositores auspiciados por Occidente y apoyados por la organización terrorista Al Qaeda.

| 18 marzo 2012 12:03 AM | Mundo | 2.1k Lecturas
Crisis siria avanza a desenlace definitivo
La sangre sigue derramándose en Siria.
BRUTAL ATENTADO OPOSITOR DEJA 27 MUERTOS

Más datos

El gobierno sirio de Bachar el Asad mantiene su estabilidad, cuenta con apoyo social, pero tiene contradicciones con Estados Unidos por ser el aliado más firme con el que cuenta el régimen iraní.
2122

Para los corresponsales extranjeros el brutal atentado es una señal de que la reaparición de la violencia en la capital siria es inevitable y la pregunta a responder es cuánto tiempo más podrán las tropas leales al gobierno controlar la zona antes de que estallen nuevos combates.

A diferencia de otras dictaduras derribadas por la llamada primavera árabe, el gobierno sirio de Bachar el Asad mantiene su estabilidad, cuenta con apoyo social, pero tiene contradicciones con Estados Unidos por ser el aliado más firme con el que cuenta el régimen iraní.

De allí que Estados Unidos, la Unión Europea, las monarquías del Golfo, como la de Qatar y Arabia Saudita, presionen por la imposición de sanciones económicas y el financiamiento a grupos opositores, para lograr un cambio de régimen pero sin intervención militar directa y con la cobertura de las Naciones Unidas.

LA MANO DE WASHINGTON
De allí su respaldo al Consejo Nacional Sirio (CNS), organización opositora, que reclama la intervención extranjera, a través de una zona de exclusión aérea o la entrega de armamento para el Ejército Libre Sirio.

A diferencia de Libia, el régimen de Asad cuenta con el apoyo de Rusia, que tiene importantes intereses en Siria, empezando por la venta de armas, y de China, que no está dispuesta a convalidar por medio de una resolución de la ONU la intervención extranjera en los asuntos internos de otro estado.

Eso ya hizo fracasar los intentos de Estados Unidos de aprobar una resolución en el Consejo de Seguridad que sirva de cobertura para cualquier acción armada. La debilidad de la ONU quedó expuesta, además, en el reciente fracaso de la misión de Kofi Annan.

En el frente interno, el Consejo Nacional Sirio no es un aliado convincente para Estados Unidos, que teme darle armamento a grupos islamistas hostiles a sus intereses, como ya le pasó en Afganistán en la década de 1980, con los talibanes.

COMPLEJO PANORAMA
Además, en el Consejo Nacional Sirio existen rivalidades entre “exiliados” formados en Occidente y grupos locales, posiciones distintas frente a la intervención militar extranjera y no está clara su relación con el Ejército Libre Sirio (ELS), que dice actuar de manera independiente.

A esto se suma que el CNS no pudo incorporar hasta ahora a miembros de la minoría alawita ni de la minoría kurda. Siria posee una población de 19 millones de habitantes, la mayoría de los cuales profesa el islam. Entre los musulmanes no sunnitas están los drusos, alawitas y chiítas. Hay además minorías de las etnias asiria, armenia, turca y kurda junto a miles de refugiados palestinos.

Tras un año de lucha opositora, la población es la que sufre las mayores consecuencias. El conflicto ha provocado el desplazamiento de 200,000 civiles. Unos 35,000 han salido a Líbano, Turquía y Jordania. Según el gobierno turco, el miércoles pasado un millar de sirios alcanzaron su territorio. Huían de Idlib, provincia recuperada por las tropas del Ejército de Asad.

Pese a que la reconquista de Homs e Idlib puede dejar la impresión de que tras un año de protestas, el régimen está ganando la partida, no hay certezas que valgan, pero las consecuencias son tremendas: más de 8.000 muertos, miles de desaparecidos, ciudades destrozadas, una economía asfixiada, la población empobrecida y un régimen aislado diplomáticamente.

Hasta el momento, la administración siria ha resistido los embates. Solo el viceministro de petróleo Abdo Hussameddine dimitió, mientras un pequeño grupo de oficiales de alto rango desertó. Las unidades de élite del Ejército no se han resquebrajado.

DIVISIÓN
En cambio, la subversión armada, que dirige el Ejército Sirio Libre (ESL), consiste en un grupo de jefes locales mal armados con escasa coordinación entre ellos y, ante la superioridad del Ejército regular, no han logrado controlar permanentemente ninguna parcela del territorio.

Aunque la situación esté aparentemente en punto muerto, aunque la caída de Asad no sea inminente, algo se mueve bajo las aguas. Arabia Saudí, Qatar y Libia están enviando armas al ESL o dándole fondos para que las adquiera y las introduzca a través de las fronteras turca y libanesa.

Algunos gobiernos occidentales se esfuerzan por contactar con altos miembros de la camarilla alauí de Asad. Los instan a derrocar al presidente y pactar una rápida transición a cambio de gozar de un exilio dorado.

Assad pretende mantener el poder con una mezcla de represión y ofrecimientos de cambios, como la reforma constitucional aprobada en un referéndum cuyos resultados los opositores se niegan a reconocer, a fines de febrero, mientras el ejército bombardeaba la ciudad de Homs.



ATENTADO
Dos edificios de las fuerzas de seguridad en Damasco fueron objetivo de dos atentados con coches bomba que dejaron al menos 27 muertos y unos 140 heridos. La televisión informó que las explosiones se produjeron con minutos de diferencia junto a un complejo de los servicios de inteligencia y un edificio de la policía en el distrito de Al Qasa.

Los ataques se registraron un día después de que nuevas protestas contra el régimen se produjeran en varias ciudades del país, a pesar de la ofensiva del régimen para aplastarlas. En los suburbios de la capital siria -que desde hace semanas está bajo control militar- se registraron hechos de violencia. El presidente El Asad acusa a “grupos terroristas” que intentan desestabilizar el país. De momento, ningún grupo ha reivindicado los atentados, pero la organización terrorista Al Qaeda ha hecho recientemente un llamamiento a apoyar a los rebeldes sirios.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD