Crece el número de muertos

Los bomberos continuaban luchando contra el fuego que persiste en dos tanques de la mayor refinería de Venezuela, donde una gigantesca explosión por una fuga de gas, mató a unas 41 personas y derribó más de 200 casas en la mayor tragedia en la historia de la industria petrolera venezolana.

| 27 agosto 2012 12:08 AM | Mundo | 982 Lecturas
Crece el número de muertos
Fallecidos en la refinería Amuay, en Venezuela, se eleva a 41y bomberos siguen luchando contra el fuego
982

Enormes llamaradas seguían consumiendo ayer dos depósitos de la refinería Amuay, ubicada en el estado Falcón, mientras una columna de humo negro podía verse desde varios kilómetros a la redonda. Los expertos anunciaron que dejarán arder el tanque con menos carga y concentrarán los esfuerzos antincendios en el otro depósito, rociándolo con espuma.

El ministro de Petróleo y Minas, Rafael Ramírez, reveló que la planta volverá a plena producción dos días después de que acabe el incendio, que según el funcionario está “confinado” y es poco probable que afecte a otras áreas sensibles de la planta, que procesa unos 645.000 barriles por día (bpd).

En la madrugada del sábado, un escape de gas produjo una burbuja cuya ignición devastó toda un área de almacenamiento en la parte sur del complejo, afectando a 9 tanques, estaciones de válvulas y varias tuberías. “No se puede obviar ninguna hipótesis”, dijo el presidente Hugo Chávez, quien llegó a Amuay, la tarde de ayer, luego de desmentir informaciones que intentan culpar de los hechos al gobierno. Chávez cuestionó a los que afirman que el accidente fue ocasionado por “falta de mantenimiento”, tachándolos de “irresponsables”.

De acuerdo a ciertos medios, el trágico episodio no fue una sorpresa, pues según los vecinos de la zona el olor a gas era ya insoportable el viernes 24, varias horas antes de que el fuego estallara.

Ayer continuaban las labores de limpieza de escombros, ya que la deflagración destruyó más de 200 viviendas y varios locales comerciales en las áreas aledañas a la refinería, donde a pocos cientos de metros se levantan miles viviendas.

“El techo de la casa voló, la reja se salió, fue algo horroroso ver como los vidrios de las ventanas salieron y se reventaron sobre las camas de los niños”, dijo Ramón Díaz, un vecino de la refinería.

Loading...



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD