Chilenos pensaron en el canibalismo

El pánico de estar atrapados a casi 700 metros de profundidad desató los instintos más primitivos en los 33 mineros chilenos que permanecieron bajo tierra 69 días, en la mina San José, del desierto de Atacama, tanto que según uno de ellos confesó, Samuel Ávalos, pensaron en comerse al que muriera primero.

| 11 octubre 2011 12:10 AM | Mundo | 1k Lecturas
Chilenos pensaron en el canibalismo
Algunos mineros tuvieron la idea de practicar el canibalismo para sobrevivirr.
Los 33 mineros de San José creían que comerían “al primero” que muriese si es que no los rescataban a tiempo.
1043

Esta idea rondó al grupo durante los primeros 17 días, cuando estaban al borde la inanición. “Esto era una suerte de quién caía primero, en eso estábamos, el que caía primero... los demás íbamos a llegar ahí, igual que los animalitos”, contó Ávalos, en un documental producido por la BBC.

Y es que las primeras dos semanas del cautiverio pensaron que en la superficie ya los daban por muertos y lo único que deseaban era sobrevivir a como dé lugar. Afortunadamente, la idea de canibalismo los abandonó luego de ser contactados por las autoridades chilenas, pues inmediatamente comenzaron a enviarles alimentos por la sonda que servía también de vía de comunicación.

Sin embargo, esta declaración no es compartida por los demás del grupo de los 33, pues para otro de los mineros que permaneció atrapado en la mina, Omar Reygadas, la idea de comerse al primero que falleciera fue dicha solo como una broma.

Agregó que en medio de risas para romper el silencio de la mina, habían hablado de comerse a su compañero Claudio Yáñez, porque estaba más delgado que los otros mineros. “Era como comerse el marco de una bicicleta, estaba tan delgado”, afirmó.

Los primeros días
El documental realizado por la televisión inglesa se centra en los primeros 17 días que los 33 mineros permanecieron sin contacto con la superficie, y las ideas que tuvieron en ese período.

Contaron además que al principio comieron a diario, pero al percatarse que el rescate demoraría, racionaron al máximo las porciones de alimentos y hacia el final de esos 17 días, sólo comían una pequeña cucharada de pescado. Todos habían bajado muchos kilos, ya presentaban problemas dentales y de hongos en la piel, pues el ambiente en que estaban era un horno con un 90% de humedad y un promedio de 40 grados Celcius de calor.

La inanición ya les impedía desplazarse con normalidad en el refugio y en los pocos túneles despejados por los que podían caminar. El grupo no estaba deshidratado porque tenían el agua sucia con que se enfriaban las máquinas.

En el documental los entrevistados narraron que la situación era más complicada para los de más edad, pues estaban enfermos.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD