Cadal y el intervencionismo

La reciente Asamblea General de la OEA celebrada en Lima admitió a la ONG Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (Cadal), con sede en Argentina, como organización de la Sociedad Civil de la OEA.

Por Diario La Primera | 02 ago 2010 |    
ENFOQUE

El hecho sería intrascendente si Cadal no integrara, al lado del peruano “Instituto Peruano de Economía Social de Mercado” (Ipesm), dirigido por Lourdes Flores, y otras organizaciones del continente, la denominada “Red Puente Democrático”, creada para hacer campaña por la “libertad de asociación y expresión en Cuba y Venezuela”.

En Lima, el presidente de Cadal, Gabriel Salvia, no sólo acudió a la OEA, sino que fue expositor en un evento de la organización de la señorita Flores, que discutió sobre la Red peomovida a nivel de la región.

De hecho Cadal y Salvia aparecen proyectando una labor que data del año 2003, y que ha tenido una fachada inicial de la promoción y fortalecimiento de la democracia, políticas públicas, integración regional y apertura al comercio mundial, para ir derivando a la propaganda mediante la prensa y eventos internacionales contra los gobiernos a los que apunta.

Asimismo, la organización ha procurado prestar apoyo directo a la oposición interna en Cuba y Venezuela, con el nombre de “colaboradores”. Cadal recibió inicialmente fondos de la Atlas Economic Research Foundation, con sede en Washington; la filial argentina de la Konrad Adenauer, Stiftung y el Instituto Timbro de Suecia.

Pero su principal fuente de financiación es actualmente la Fundación Panamericana para el Desarrollo (Fupaq), también adscrita a la OEA, y que canaliza recursos de la Usaid destinados a apuntalar el trabajo de diversas agencias sobre Cuba. Según lo publicado por Usaid, sobre su Programa Cuba, el monto otorgado a la Fupad entre el 2007 y el 2009, asciende a 2,3 millones de de dólares y una parte fue manejado para Cadal.

Paralelamente existe la NED, organización a la que se le vincula con la CIA, y que coloca dinero para acciones encubiertas. En 2008 la NED invirtió en la promoción de actividades contra Cuba, según su sitio Web, un millón 435 mil 329 dólares, a través del Center for Internacional Private Enterprise (CIPE), uno de los contribuyentes de Cadal.

En los últimos años, los EE.UU. fortalecen un frente de ultraderecha en la región para enfrentar la “amenaza” de los gobiernos progresistas y en la idea de aprovechar lo que suponen sería la nueva situación tras el retiro de Fidel Castro de sus funciones de poder en Cuba. El ingreso de la administración Obama no ha representado ningún cambio en esta escalada.

Por irónico que parezca, los EEUU disminuyen su “ayuda al desarrollo”, bajo el sonsonete de que el libre comercio es la mejor ayuda que nos pueden prestar, pero al mismo tiempo incrementan los fondos contra los gobiernos “apestados” de la región. Pregúntense ahora, ¿dónde está el eje del mal en el subcontinente?

Raúl Wiener

    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.