Buscan posible cómplice de asesino

El doble ataque que dejó hasta ayer un saldo trágico de 92 muertos, en el tradicionalmente pacífico y próspero territorio de Noruega, habría contado con la participación de varias personas, que habrían colaborado con el ahora detenido y confeso autor Anders Behring Breivik, quien admitió ante la policía que disparó contra un campamento juvenil en la isla de Utoya.

| 24 julio 2011 12:07 AM | Mundo | 674 Lecturas
Buscan posible cómplice de asesino
Policía no descarta posibilidad que grupo terrorista sea autor de atentados.
Ataques en Noruega se dieron con dos horas de diferencia y separados por 40 kilómetros. Ya suman más de 90 muertos.
674

Versiones de testigos presenciales de ambos ataques refuerzan la teoría de la policía, sobre todo en lo que respecta al atentado en el complejo gubernamental de Oslo, en el que murieron siete personas.

Y es que la diferencia de solo dos horas entre ambos ataques no deja muchas dudas a las autoridades noruegas sobre la posibilidad que detrás de ambos golpes haya participado algún tipo de organización, pues la zonas de Oslo está a 40 kilómetros de distancia de Utoya.

“Nos dijo que todos moriríamos”
Testigos de la masacre en el campamento laborista de la isla de Utoya relataron que cuando el autor de la masacre, Anders Behring Breivik, los detuvo les aseguró que todos iban a morir. Adrian Pracon, uno de los testigos del atentado en la isla, refirió que al agresor se le veía “muy seguro, tranquilo y bajo control, sabía lo que estaba haciendo y nos dijo a gritos que todos moriríamos”.

Narró también que estaba trabajando en la cabina de información del campo cuando recibió una llamada por radio para avisarle del atentado en Oslo y de que un policía acudiría al campamento para verles, y poco después escuchó tiros. “La gente caía muerta delante mío. Corrí por el campamento hacia el área de las tiendas de campaña. Vi al hombre armado. Dos personas empezaron a hablarle y dos segundos después estaban muertas. Él llevaba un uniforme negro con bordes rojos. Parecía nazi, con el uniforme semejante al de la Policía”.

Contó también que muchos de los jóvenes presentes se arrojaron al mar para tratar de escapar a nado, pero igual fueron alcanzados por las ráfagas del atacante. “Todos empezamos a correr hacia el agua, la gente ya se había desvestido y empezaba a nadar. Yo creía que no me daba tiempo suficiente para sacarme la ropa, así que empecé a nadar en la lluvia, con la ropa y mis botas grandes”, agregó. Aunque fue alcanzado por un disparo en la espalda, Pracon aseguró que lo peor no fue resultar herido, sino “pensar en cuantos amigos han muerto”.

Infierno en el paraíso
El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, quien desapareció por varias horas tras el ataque en la sede gubernamental de Oslo, que lo tenía a él como objetivo, reapareció ayer y expresó sus condolencias a las víctimas y sus familias.

Calificó los ataques como una “tragedia nacional, la mayor tragedia acaecida en Noruega desde la Segunda Guerra Mundial”. “El paraíso de mi juventud convertido en un infierno”, aseguró Stoltenberg.

Para tratar de apaciguar a su población, que espera una represalia para el atacante y sus posibles cómplices, el premier ministro noruego dijo que “la respuesta a la violencia es más democracia, más humanidad pero menos ingenuidad”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD