Baño de sangre

Once terroristas y siete rehenes occidentales muertos es el trágico saldo del asalto final del ejército argelino a las instalaciones de la refinería de gas de In Amenas, informaron fuentes de seguridad. En total, 23 rehenes y 32 secuestradores murieron durante los cuatro días de la ocupación.

| 20 enero 2013 12:01 AM | Mundo | 909 Lecturas
Baño de sangre
Acaba el secuestro masivo de trabajadores de la planta de gas con la muerte de secuestradores y más de 20 rehenes.

Más datos

Buscan a desaparecidos

Los comandos rastreaban la zona en busca de los últimos desaparecidos. Noruega, Japón y el Reino Unido aseguraron que tienen ciudadanos sin localizar, escondidos o acaso muertos.
909

Tras 72 horas del secuestro, las negociaciones con el grupo armado islamista habían llegado a un punto muerto por lo que el gobierno de Argel ordenó al mediodía una operación de rescate para evitar que los yihadistas se inmolaran con sus prisioneros.

Los secuestradores prefirieron morir antes que rendirse a las fuerzas especiales. Otros 16 prisioneros, sin embargo, fueron rescatados por el comando de intervención, entre los cuales se encontrarían dos ciudadanos estadounidenses, dos alemanes y un portugués.

Algunos medios anunciaron que en el interior de la planta se encontraron 15 cuerpos quemados, que pertenecerían a algunos de los caídos durante el asalto del pasado viernes, cuando siete helicópteros y los tanques que rodeaban las instalaciones no permitieron la salida de cinco vehículos todoterreno en lo que un grupo de milicianos trataba de fugarse con algunos prisioneros occidentales.

Ayer, al ver que las fuerzas de seguridad lograban avanzar hasta la sala de calderas donde se hallaban atrincherados, los raptores decidieron matar a sus prisioneros.

Así concluyó una de las páginas más sanguinarias del terrorismo islamista en el Magreb, que se inició el pasado miércoles 16 con la ocupación del núcleo industrial que refina el 18% del gas producido en Argelia, por parte de 32 combatientes fuertemente armados de la brigada Los Que Firman Con Sangre, liderada por Mokhtar Ben Mokhtar, un caudillo disidente de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

“Querían tomar a extranjeros como rehenes y trasladarlos a Mali, para presionar a Francia y otros países implicados en la intervención militar contra los islamistas en el norte de dicho país africano”, declaró una fuente de la Defensa argelina.

Quienes han vivido para contarlo hablan de un grupo de guerrilleros de diferentes nacionalidades, vestidos con uniformes del ejército, armados con fusiles automáticos de asalto, ametralladoras, cohetes y lanzagranadas, que sabían perfectamente la situación de todas las casetas donde montaban guardia los gendarmes.

La operación Serval con que Francia combate desde hace una semana a la coalición terrorista que se apoderó de todo el norte de Mali, fue puesta como excusa, en un primer momento, para la toma de la central.

Pero pronto los terroristas propusieron soltar a sus cautivos a cambio de la liberación de dos islamistas que cumplen condena en cárceles de los Estados Unidos: el paquistaní Aafia Siddiqui y el egipcio Omar Abdel-Rahman, acusado de ser el cerebro del atentado en 1993 contra el Wold Trade Center.

Ni Argelia ni la Casa Blanca se mostraron dispuestas a negociar. Al final de la operación militar, un recuento oficial indicó que un total de 23 rehenes y 32 secuestradores murieron durante los cuatro días de la ocupación. Las fuerzas oficiales pudieron liberar a “685 empleados argelinos y 107 extranjeros”.

Tras la operación, los especialistas en explosivos del ejército argelino buscaban en las instalaciones de In Amenas las bombas que los yihadistas habrían dejado colocadas para hacer explotar todo si sus planes fracasaban.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

Deje un comentario