Agencia argentina se alinea con Chile

Hechos como el que motiva esta nota traen a la memoria episodios ingratos que han empañado las históricamente fraternas relaciones peruano-argentinas; por ejemplo la puñalada trapera de Carlos Menem, al vender armas a Ecuador cuando este país guerreaba contra el Perú.

| 04 enero 2013 12:01 AM | Mundo | 577 Lecturas
ENFOQUE. EN PROCESO DE LA HAYA
577

Esta vez no ha sido un gobernante argentino, sino la agencia independiente de ese país Argenpress, que dice promover la fraternidad latinoamericana, la que ha tenido un gesto poco grato hacia el Perú, un país con el que Argentina tiene deudas de solidaridad.

La agencia da tribuna al periodista chileno Juan Francisco Coloane para que, disfrazado de analista objetivo, promueva la posición chilena de que hay un tratado entre Chile y el Perú que fijó el límite marítimo y que el Perú pretende desconocerlo para que la supuesta frontera sea modificada.

“La tesis peruana de alterar un tratado de delimitación marítima con Chile, remece las bases mismas de sustentación de convenios acordados 50 y más años atrás, revelando también problemas de Estado más profundos”, dice el propagandista del Mapocho, sin presentarse como tal.

También sostiene, a tono con la argumentación chilena que se basa en el supuesto de la existencia de un tratado, que “la posición de Chile ante la eventualidad de una alteración significativa de los límites marítimos y territoriales está respaldada por los instrumentos jurídicos internacionales existentes”.

Lanza, igualmente, la sibilina insinuación de que el Perú, al haber acudido a La Haya, no es un país serio, pues afirma que “el registro demuestra la vulnerabilidad de la adhesión a los tratados internacionales o bilaterales, cuando los estados presentan problemas que afectan su solidez y legitimidad”.

“Más allá del resultado de los alegatos y el veredicto, el argumento central del diferendo de Chile y Perú está basado en una razón política que es más bien una decisión peruana” que lo habría llevado a cuestionar el siempre supuesto tratado.

“En el fondo la revisión de límites nunca fue aceptada por Chile porque representaba la posibilidad de un sacrificio de soberanía territorial ya pactada. Sin embargo en política internacional y en la cuestión territorial en cualquier zona del planeta, las ‘soberanías pactadas’ no tienen una acogida ajustada a derecho, porque el derecho internacional es una suerte de ley o conjunto de normas y convenciones que existen por las buenas intenciones de los países en respetarlas. No hay concepto de derecho internacional para ejercer una coerción sobre la nación que rompe un tratado. Así de simple”, alega, en una aparente amenaza: Chile tendría que ver la manera de hacer respetar el alegado tratado, si La Haya le diera la razón al Perú.

“Cuando un Estado en un litigio o frente a una amenaza externa no acata esa norma de la cortesía o a la moral que ampara al derecho internacional, podría resultar en la aplicación de su derecho coercitivo que, generalmente, deriva en una disputa internacional y que podría terminan en violencia”, añade Coloane.

Hace más clara la amenaza al plantear que “esta condición de un Estado que aplica su derecho a la coercibilidad, existe en estado latente, y a menudo actúa o influye poderosamente en las decisiones. Por lo general, el factor de coercibilidad se expresa con más frecuencia cuando existe una marcada disparidad de poderío entre los estados litigantes”, aunque trata de matizar el amedrentamiento señalando que “no es el caso de Perú y Chile, sin embargo es un factor para tomar en cuenta”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.724505901337