Africa es devastada por China

China explota las riquezas de África como antaño lo hicieron los colonizadores europeos, con consecuencias dramáticas para el medio ambiente y su población, denunció la famosa primatóloga británica Jane Goodall.

| 10 febrero 2014 10:02 AM | Mundo | 1.6k Lecturas
Africa es devastada por China
China saquea a África como los colonizadores
1647

“En África, China hace exactamente lo que hacían las potencias coloniales. Quiere las materias primas para alimentar su crecimiento económico, toma los recursos y deja a las poblaciones todavía más pobres”, dijo Goodall en Johannesburgo.

“Pero los chinos son más numerosos y las tecnologías han progresado. Es un desastre”, afirmó la célebre defensora de las causas medioambientales, que ofrece una serie de conferencias para advertir de los peligros que acechan nuestro planeta.

China está considerada también un importante mercado para los cuernos de rinoceronte y los colmillos de elefante, dos animales en peligro de extinción debido al aumento de la caza furtiva en los últimos años.

A pesar de sus denuncias, Goodall cree que China está cambiando. “Hace diez años, incluso bajo presión internacional, no habrían quemado una reserva de marfil. Ahora lo han hecho. Hace diez años no habrían renunciado a la sopa de aleta de tiburón en las comidas oficiales. Ahora lo han hecho. Hay tal vez un efecto publicitario detrás de todo esto, pero espero que sea la señal de un cambio de mentalidad”, dijo.

La organización Roots and shoots (Raíces y brotes), fundada por Goodall en 1991 para federar las iniciativas medioambientales de grupos de jóvenes del mundo entero, también está implantada en China. “Trabajamos con cientos de niños chinos, no son diferentes de los demás niños. Les gusta la naturaleza, les gusta los animales, quieren ayudar”, asegura Goodall.

Los jóvenes que pasan por la asociación, dice, “mañana serán padres, maestros, abogados, empresarios, políticos. Empezamos en 1991, algunos tienen ya puestos dirigentes y los que estuvieron realmente implicados en Roots and Shoots conservan esa filosofía”.

“Mi segundo motivo de esperanza es la asombrosa capacidad de la naturaleza de regenerarse”, continúa, citando varios ejemplos de ecosistemas devastados por el hombre en los que la naturaleza vuelve a imponerse. “Uno de los ejemplos más espectaculares es la meseta de Loes, en China”, relata.

Rehabilitada en el año 2000, esta zona “estaba destinada a convertirse en el mayor ecosistema destruido del mundo. Requirió mucho dinero, pero si uno va ahora, es verde, hay granjas e incluso una reserva para animales salvajes”, afirma.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital