África agoniza en silencio

Se ha dicho mucho sobre la difícil situación sanitaria en África, pero sinceramente es algo que los medios han dejado de lado por temas de farándula, los problemas que las personas tienen en este continente para poder acceder a medicamentos o tratamiento médico son impresionantes, y las cifras estadísticas lo demuestran.

| 08 noviembre 2017 08:11 PM | Mundo | 2.2k Lecturas
África agoniza en silencio
Estos cuidados se basan en tan solo ayudar a un paciente con una grave enfermedad, a sentirse mejor.
Por: Valeria Chuquimez

Más datos

Kenia, país en donde existe un médico por cada 10.000 habitantes
2207

Si bien la ayuda de muchos países e incluso de algunos famosos filántropos ha llegado hasta el continente, esta no ha sido suficiente ya que 71% de los cuidados paliativos del continente se han concentrado solo en tres países de todo África que son Uganda, Sudáfrica y Kenia, estos cuidados no deberían ser una cuestión geográfica, sino general.

Tratemos de ponernos en su lugar, supongamos que en Latinoamérica la atención medica solo se encuentre disponible en Brasil, Argentina y Colombia. Tendríamos que viajar hasta esos países para poder ser atendidos, y en caso de tener un familiar con alguna grave enfermedad lo haríamos con urgencia, lo cual obviamente demanda un gran gasto económico que no siempre puede ser solventado. Tengamos en cuenta que áfrica es uno de los continentes más pobres, entonces ¿Cómo pueden estas personas tener un tratamiento médico eficaz? Si la salud no debería depender del lugar en donde vives ni cuánto dinero poseas.

LA SITUACIÓN EN ESTOS TRES PAÍSES

La Primera

Los países que cuentan con estos hospicios, tan solo hay 229 centros en Uganda, 160 en Sudáfrica y 70 en Kenia. Esto en contraste con otros lugares como Madagascar, Guinea Ecuatorial o República Democrática del Congo, en donde solo existe un centro de cuidado paliativo.

Kenia, por ejemplo, es uno de los tres países que cuenta con los servicios de cuidado médico dentro del continente africano, pero eso no significa que sea completo. El año pasado fueron atendidas cerca de 3.000 personas, teniendo en cuenta que el país cuenta con más de 46 millones de habitantes, se llega a la conclusión que solo un 0,065% de la población total recibió estos cuidados y solo ellos pudieron pasar sus últimos momentos de vida sin dolor.

¿QUÉ SON LOS CUDIADOS PALIATIVOS?

La medicina paliativa no es una especialidad reconocida en muchos países, ya que no hace falta. Estos cuidados se basan en tan solo ayudar a un paciente con una grave enfermedad, a sentirse mejor y tener una muerte sin dolor. Tan solo se basa en tratar los síntomas, efectos secundarios de la enfermedad como infecciones, y obviamente que para esto se necesita una vasta cantidad de medicamentos.

La falta de fármacos para tratar a los pacientes es el principal problema, en África se usa un miligramo de morfina por persona y año, una cantidad impresionante ya que normalmente se usa 120 miligramos de opoides por persona. Este medicamento evita que una persona sienta dolor, consideremos que las enfermedades endémicas en áfrica son muy graves y causan dolores increíbles. La OMS recomienda 200 miligramos por persona, lo cual está demasiado lejos de su realidad.

ESTUDIO DEL DOLOR

La Primera

La dirección científica del programa ATLANTES del ICS Instituto de cultura y sociedad, de la Universidad de Navarra, ha publicado el “Atlas de los cuidados paliativos en África” se basa en el estudio de 48 países africanos y tiene como objetivo retratar la situación de estos cuidados que no aparecían en los medios desde hace casi diez años.

Zipporah Ali, es una doctora que ha dedicado 27 años de su vida a mejorar la calidad de vida de personas que padecen enfermedades terminales en Kenia, país en donde existe un médico por cada 10.000 habitantes.

Su tarea no ha sido fácil ya que no solo tiene en contra un medio poco abastecido sin medicamentos ni equipos para ejercer la medicina, sino que también contra la cultura del país, la mentalidad de sus compañeros y el gobierno que aún no considera la medicina paliativa como una especialidad en la que valga la pena invertir fondos.

Su gran vocación se debe a que vivió en carne propia la situación, con hermano quien padecía de leucemia y con el tiempo terminó con su vida. "Este cáncer es muy doloroso y no teníamos medicación para el dolor. Le pedí al doctor que le atendía si le podíamos dar petidina, el único analgésico que teníamos, y me dijo que sólo se podía utilizar en pacientes quirúrgicos". Y debido a su cultura el medico nunca le dijo que padecía de cáncer "Yo no sabía cómo hablar de la palabra cáncer, y su médico nunca le dijo lo que tenía". Contó Ali.

Como estudiante de medicina fue voluntaria en varios hospitales dedicados a cuidados paliativos, en donde presencio la deficiencia y la cruda realidad. A pesar de todo fue fundadora de Hospices and Palliative Care Association ya que pretendía hacer que las terapias fueran más accesibles para las personas que estaban destinadas a una muerte con dolor.

LA CULTURA EN CONTRA DE LA MEDICINA

La Primera

Lamentablemente no se puede hablar de enfermedades graves ni de una muerte con dolor, debido a las creencias que yacen en ese país, por esto mismo los médicos prefieren esforzarse en personas que no padecen una enfermedad terminal. Y muchas veces las personas mueren en casa. Y es por esto que existen los “trabajadores sanitarios de la comunidad” quienes trabajan sin remuneración, ellos reciben formación sanitaria para luego brindársela a los pacientes. Este concepto es nuevo para a cultura en África ya que muchas personas no tienen la higiene y los cuidados en sus hogares que deberían.

Por otro lado la medicina paliativa es algo que lucha en contra de los tabús de las personas, incluyendo médicos que no entienden porque hay quienes quieren dedicar su carrera a aliviar el dolor de quienes no tienen vuelta atrás, en lugar de salvar vidas.

Existe en compromiso mundial llamado “la gran esperanza” que se adoptó en mayo de 2014 en donde la Asamblea Mundial de Salud, de la OMS comprometió a 194 países a reforzar los cuidados paliativos en todo el mundo. Ya que el final de la vida no se resume solo a unos días, sino a semanas o meses de sufrimiento en algunos casos, de dolor físico y psicológico, por lo que se volvió un derecho humano morir dignamente y libre de dolor.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


Fuente: > Valeria Chuquimez
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital

Deje un comentario