Una breve reflexión sobre el éxito personal

¿Alguna vez te has preguntado si realmente estás haciendo las cosas bien?, o ¿si eres una persona exitosa? Probablemente sí y es difícil saber si lo que hemos respondido está en lo acertado o no. En el mundo hay mucha gente dentro de ellos hay genios con baja autoestima y otras personas que son mera arrogancia. Pero para los casi ocho mil millones de personas que habitamos este planeta, el éxito siempre será una opción. Sobre todo la gente joven se pregunta si lo alcanzará algún día, o si serán fracasados. Ya los de avanzada edad se arrepienten o celebran.

| 11 mayo 2017 01:05 PM | Mundo joven | 3.2k Lecturas
Una breve reflexión sobre el éxito personal
Una breve reflexión sobre el éxito personal
Por: Elio Esposito
3268

Pero, exactamente, ¿qué es el éxito? ¿Existe una respuesta determinada para eso? Hay diccionarios que lo definen como la buena acogida que tiene algo o alguien. ¿Y eso qué quiere decir? ¿Acaso significa que nuestras acciones deben complacer a los demás y ya? La verdad es que no. Todo depende mucho de nuestro entorno porque incluso los criminales que viven al margen de una sociedad funcional se pueden preguntar si son o no exitosos, y todos responderían que son unos fracasados.

Quisiera aclarar que cometer delitos no te hace una persona exitosa, siempre hay un camino mejor. Y para alcanzar el éxito, los atajos son trampa. Lo que tenemos que dejar de hacer es preguntarnos si hemos alcanzado el éxito o si vamos a alcanzarlo algún día. Lo que debemos hacer es preguntarnos qué queremos hacer para sentirnos bien con nosotros mismos. Eso tiene muchísimas respuestas como: tener mucho dinero, tener una maestría, ayudar a la gente, tener una familia, tener mi propio negocio, comprarme una casa, comprarme un auto, y pare usted de contar.

Pero, ¿somos exitosos cuando conseguimos la meta? Francamente no lo somos. No lo seremos mientras no nos preguntemos: ¿Y ahora qué más quiero hacer? Como mencioné anteriormente, el éxito no admite un atajo porque el éxito es el camino, no la meta. Mientras estemos en constante movimiento para alcanzar algo y después de alcanzarlo sigamos adelante, todo estará bien.

Ser exitoso no necesariamente es tener un buen trabajo en una empresa y vivir ocho horas diarias en una oficina para llegar a casa cansados a ver a nuestra familia. O no significa necesariamente tener una carrera universitaria, existen muchas maneras de encaminarnos hacia la felicidad, hacia el éxito. Quizá soy un muchacho de unos 16 años que no quiere entrar en la universidad porque le gustaría tener un pequeño restaurante. O soy una muchacha de 19 en la universidad pero realmente no quiero estudiar Comunicación Social, quiero ser aeromoza.

Las posibilidades son infinitas y una clave para alcanzar el éxito y la felicidad es ayudar a los que están a nuestro lado a que sigan adelante en su propio camino. Dar un consejo, hacer un favor, brindar apoyo moral o de cualquier otro tipo; todo eso ayudaría a cualquiera a mantenerse en movimiento en su camino y a alcanzar a su meta, sólo para emprender un nuevo viaje. Una nueva travesía llena de altibajos, pero en la cual nos comprometimos a no quedarnos estancados.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



Fuente: > Elio Esposito
La Primera Digital

La Primera Digital

La Primera Digital

Colaborador 9324 La Primera Digital