¡Papá, quiero cambiar de carrera!

Los cambios no son fáciles, jamás lo fueron, pero si en algún momento de tu formación o ejercicio profesional sientes que no encuentras satisfacción, ese día deberías considerar la posibilidad de cambiar de carrera.

| 16 enero 2013 12:01 AM | Mundo joven | 1.3k Lecturas
¡Papá, quiero cambiar de carrera! 1377

Las preguntas más comunes ante un cambio tan radical como dejar una carrera o un trabajo muy bien pagado, son ¿y qué hay de la estabilidad económica? y ¿qué tan rápido podré encontrar un trabajo con este cambio?

Y hasta cierto punto las preocupaciones son válidas. Los próximos reclutadores que te entrevisten querrán saber a detalle los motivos de tu cambio. Si después de analizar los pro y contra de un cambio radical de carrera, decides aceptar ese nuevo reto, lo primero que debes hacer es iniciar una profunda introspección que te permita desarrollar exitosamente una nueva carrera. Existen dos procesos de análisis que te ayudarán a ser un experto en ti mismo:

El primero implica el que te conozcas al detalle en las áreas: Valores (¿Qué es realmente importante para mí en este momento de la vida?), Competencias (¿Qué hago bien y qué no? ¿Qué conocimientos, habilidades y aptitudes tengo?), Experiencia Profesional (¿Qué me interesa? ¿En qué he trabajado? ¿Qué me gusta y qué no me gusta hacer? ¿Cuál es un día de trabajo ideal?), Misión y Visión (¿Qué tarea es la más adecuada para mí? ¿Qué deseo hacer en el corto, mediano y largo plazo?)

El segundo tiene que ver con realizar un análisis FODA: Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas. Esto te permitirá establecer una estrategia para lograr el objetivo que te hayas propuesto. Para realizarlo debes enumerar en cuatro cuadrantes los diferentes factores que apoyan u obstaculizan el proyecto o meta a desarrollar, de acuerdo a su origen, ya sea interno o externo.

Las fortalezas son las capacidades especiales que se tiene y que lo hacen mejor que los demás candidatos. Las oportunidades son aquellos factores temporales o permanentes del entorno, que resultan positivos, favorables, explotables, y que te permitirán obtener lo que deseas.

Las debilidades son los factores que te ponen en una posición desfavorable frente a la competencia. Son los recursos o conocimientos que te faltan, habilidades que aún no has desarrollado, actitudes o acciones que te perjudican. Y las amenazas son las situaciones del entorno, permanentes o temporales, que pueden llegar a atentar contra tu objetivo o favorecer a tus competidores.

Este análisis es solo el comienzo, ahora tendrás que trazar el plan de acuerdo a los puntos que debas reforzar. Recuerda que el factor clave del éxito consiste en estar preparado cuando la ocasión se presenta.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

0.710288047791