¡Mi padre se volverá a casar!

Cuando un padrastro o una madrastra entran en la vida de un joven o adolescente, las cosas pueden no ser tan fáciles de aceptar para un hijo que ha visto por años a sus padres ser “felices”. En general, la situación para cada persona es diferente, y no existen fórmulas fáciles para aceptar a la nueva pareja del progenitor. Algunas personas se encuentran con un padrastro o una madrastra después de la muerte de uno de sus padres, otras después de que sus padres se hayan divorciado. Algunos padres tardan años en conocer y casarse con otra persona; otros se casan casi inmediatamente. Si uno de tus progenitores se vuelve a casar, es posible que te encuentres de forma instantánea con una familia de hermanastros o, al cabo de un tiempo, con más hermanos menores.

Por Diario La Primera | 01 set 2010 |    
¡Mi padre se volverá a casar!
Cuando los padres se separan, con el tiempo rehacen sus vidas al lado de otras personas, lo que quizá puede desencadenar una variedad de emociones en algunos jóvenes, como tristeza o mie
A pesar de que cada familia es diferente, hay algunas cosas que pueden ayudarte a relacionarte con un nuevo padrastro o una nueva madrastra. Según los expertos, una de las primeras cosas más importantes que puedes hacer es reconocer que tendrás una multitud de sentimientos diferentes sobre tu nueva situación y que algunos de ellos serán contradictorios entre sÑ Por ejemplo, incluso cuando a alguien le cae bien su nuevo padrastro o su nueva madrastra, es natural que sienta cierto resentimiento porque esa persona está “sustituyendo” a su querido padre o a su querida madre.

Para ayudarte con esos sentimientos:

• Lleva un diario. Escribe sobre los cambios que están teniendo lugar en tu vida y sobre cómo te sientes al respecto.

• Busca apoyo en algún amigo. Es posible que algunos de tus amigos más cercanos y de confianza hayan tenido sus propias experiencias con sus padrastros o madrastras, lo que te ayudará a sentir que no estás solo. Tus amigos también pueden compartir contigo consejos sobre lo qué hicieron en situaciones similares a la tuya.

• Habla sobre tus sentimientos con un adulto de confianza. Es importante que compartas tus miedos, sentimientos y frustraciones con una persona adulta en quien confíes, por muy absurdos que creas que sean. No temas que algo de lo que digas pueda herir algún sentimiento o hacerte parecer una persona problemática.

Afrontar la realidad
Luego, lo que puedes hacer para adaptarte al hecho de convivir con un padrastro o una madrastra es hablar con tu padre o tu madre sobre qué esperas antes de que esta nueva persona se una a la familia. De este modo, podrás estar preparado para lo que se avecina. Por ejemplo, piensa con antelación en cómo vas a llamar a tu padrastro o madrastra. Pregunta sobre tus hermanastros y entérate de si vas a tener que compartir habitación, entre otras cosas.

Y si estás en total desacuerdo con los cambios, tendrás más oportunidades de salirte con la tuya si te muestras en desacuerdo de una forma respetuosa. Explica tus sentimientos con calma y de forma racional. Por ejemplo, si tienes un nuevo medio hermano y sientes que siempre se espera de ti que hagas de canguro en el último momento, háblalo con tu padrastro o madrastra antes de que la situación llegue al extremo en que te sientas explotado.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.