Lidiando con la adicción al trabajo

Hay características de la personalidad que hacen a una persona proclive a este tipo de adicción: se trata de personas muy implicadas en el logro de objetivos, que le dan más importancia a los resultados que a los procesos. ¿Cómo reconocer el problema y cómo ayudarlos?

| 28 setiembre 2011 12:09 AM | Mundo joven | 3k Lecturas
Lidiando con la adicción al trabajo 3069

La adicción al trabajo puede convertirse en un problema serio. Se puede reconocer a un adicto al trabajo según algunas características. Necesitan tener todo el tiempo el control de la situación, y se excusan por las horas extras dedicadas a su trabajo diciendo que lo que ellos no hagan, nadie es capaz de hacerlo. Suelen tener una baja autoestima y mucho miedo al fracaso, aunque lo esconden detrás de una constante búsqueda de prestigio.

La dificultad para desconectarse en las vacaciones es otro indicativo importante. Tienen poca capacidad de disfrute de todo aquello que no esté relacionado con su trabajo y sus conversaciones suelen tornarse monotemáticas. En general, los adictos al trabajo evitan el tiempo libre, el ocio los agobia y los deprime. Se muestran irritables e insatisfechos cuando están fuera del trabajo. Por ello, las relaciones familiares se ven sumamente deterioradas.

¿A quiénes afecta?
Tradicionalmente, los adictos al trabajo suelen estar vinculados con profesiones liberales, y la adicción no aparece motivada únicamente por presiones económicas. Suele darse incluso entre personas con un muy buen pasar, que ni siquiera se dan el tiempo para disfrutar de todo lo que consumen. Había más hombres que mujeres con adicción al trabajo, pero en las generaciones más jóvenes ambos sexos se han ido equiparando.

¿Cuáles son las consecuencias de la adicción al trabajo?
La primera señal de alarma es el estrés del individuo, que manifiesta un comportamiento autoritario con los demás y se refugia en su trabajo para evitar otros temas de conversación. Se deteriora su descanso (sueñen tener problemas de sueño y de alimentación), así como también sus relaciones familiares. La adicción al trabajo puede terminar en divorcios, distanciamiento de los amigos y descuido de los propios hijos. Como cualquier adicción, no resulta únicamente dañina para quien la padece sino también para todo su entorno.

¿Cómo prevenir este trastorno?
El propio trabajador debe tener en cuenta que hay que trabajar para vivir, y no vivir para trabajar. Esto significa que existen en la vida una cantidad de cosas para disfrutar, no únicamente el trabajo. Es importante, además, saber delegar tareas y establecer prioridades: no todo es urgente, hay cosas que se pueden dejar para el día siguiente. La jornada laboral debe ser de ocho horas y el trabajo que se lleva a casa debe ser una excepción, no la regla. Finalmente, si una persona se reconoce adicta al trabajo, debe recibir ayuda profesional de un terapeuta, que lo tratará como a cualquier otra adicción.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD

1.31017398834