Cuidado con las respuestas que vas a dar

La mentira no es permitida en las relaciones de trabajo para encarar un problema. Sin embargo, existen situaciones en las que está permitido disimular un poco la verdad, para mantener nuestra imagen en el trabajo.

| 07 setiembre 2011 12:09 AM | Mundo joven | 1.3k Lecturas
Cuidado con las respuestas que vas a dar 1381

Decir la verdad siempre va a ser muchísimo mejor. No obstante, hay determinadas cosas que es preferible no decir –al menos, de una forma muy directa-. Evitando decir estas frases, te ahorrarás unos cuantos problemas con tu jefe. Entre las frases que debes sacar de tu mente está el “no me pareció que fuese tan importante”, si no has hecho un trabajo que tu jefe te había asignado, no ganarás nada con una excusa de este tipo en la cual, para colmo de males, cuestionas su orden de prioridades. Probablemente tengas razón y la asignatura sea un tonto capricho de tu jefe, o tal vez te equivoques y no le hayas dado la importancia que tenía.

Otra cosa que deberías evitar decir es “mi matrimonio está atravesando una crisis”, porque aún cuando se tratase de eso, los problemas personales no deben exponerse en la oficina salvo que sea estrictamente necesario. Esto te resta profesionalidad, porque da la impresión de que tu vida personal invade el ámbito laboral. Si tienes que justificar alguna ausencia o te preguntan por tu cara de preocupación de los últimos días, es preferible un simple “tengo un problema familiar” que ahorre preguntas incómodas.

También está el “me quedé dormido”, la cual es considerada como la peor excusa si se trata de justificar un retraso (aún cuando sea cierta). Ser impuntual es un hábito muy negativo que afecta tu imagen en el trabajo –y que los jefes detestan-. Sin embargo, aún cuando seas responsable y habitualmente llegues en hora a trabajar, alguna vez puede sucederte que el sueño o tu reloj despertador te jueguen una mala pasada. En todo caso, si se trata de un episodio aislado, es preferible atribuírselo a algo externo, como un congestionamiento del tráfico o un problema con tu automóvil.

Finalmente, córrete de la frase “preferiría no trabajar más con aquel compañero”. No te hace quedar bien hablar mal de otros, aunque tengas razón. Y nunca sabes si tu odioso compañero no puede llegar a ser tu superior algún día. Si de verdad tienes problemas con un colega y quieres que tu jefe interceda, es preferible decir algo más general, como “me siento incómodo con el ambiente laboral”. A buen entendedor, pocas palabras. Y nadie podrá acusarte de estar hablando mal de otro.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD