Presoterapia para recuperar la figura

Este tipo de terapia estimula la circulación mediante la aplicación de presiones sobre las distintas partes del cuerpo. Se trata del mejor método para moldear el cuerpo y eliminar toxinas; al mismo tiempo que corrige distintas alteraciones del sistema circulatorio.

Por Diario La Primera | 28 jun 2011 |    
Presoterapia para recuperar la figura
Se trata de un método terapéutico natural utilizado en fisioterapia y medicina estética que, a través de un masaje especializado, disminuye la celulitis.

La presoterapia mejora el sistema circulatorio, aumentando el oxígeno en el cuerpo y disminuyendo la tensión sanguínea. También estimula el sistema linfático, al nutrir mejor las células y eliminar toxinas. Igualmente, estimula y tonifica músculos y articulaciones, ayuda a relajarlos y alivia la fatiga proporcionando una agradable sensación de bienestar. Relaja los músculos abdominales e intestinales, mejorando el funcionamiento del aparato digestivo.

¿Cuándo usarlo?
Esta terapia está indicada para mejorar la circulación, cuando existen problemas en postoperatorios, como complemento de tratamientos contra la obesidad, la celulitis, várices; y ante problemas de retención de líquidos, consiguiendo un perfecto drenaje linfático, a través del que se eliminan toxinas y grasas acumuladas.

Además alivia, significativamente, muchos problemas de salud como el reumatismo, las migrañas o la retención de líquidos y es un gran aliado en los tratamientos pre y postliposucción, antiestrés, piernas cansadas, e hinchazón localizada.

Durante los embarazos se usa para mejorar el aspecto de la piel y evitar la sensación de pesadez en las piernas y en los postpartos ayuda a la paciente a recuperar la figura; utilizándose también en el tratamiento de las alteraciones orgánicas que causa la menopausia, como la acumulación de líquidos, osteoporosis, celulitis, dolores musculares, sobrepeso etc.

Se trata de una técnica poco invasiva, sin riesgos, que puede aplicarse en todas las edades y que proporciona además una agradable sensación de relajación y bienestar.

Procedimiento y tratamiento
El tratamiento se efectúa introduciendo las extremidades corporales en unas botas o manguitos, con una doble pared que forma una cámara hinchable, donde con ayuda de un compresor se insufla aire a una presión correctamente dosificada sufriendo así las zonas a tratar, compresiones que activan la circulación.

El terapeuta realiza movilizaciones lentas y progresivas en forma ascendente, de manera que hace el mismo recorrido de la circulación normal de la linfa, el fluido encargado de transportar nutrientes a las células, eliminando sus productos de desecho que saca fuera de ellas a través de pequeños vasos linfáticos.

Se activa así la circulación, al originarse un aumento del paso del líquido intersticial al interior de los capilares y vasos linfáticos, que favorece la reabsorción de edemas, al mismo tiempo que el masaje facilita el deslizamiento fisiológico del flujo venoso y linfático.

La duración puede ser variada, dependiendo de la gravedad del problema de cada persona y la efectividad de la técnica en cada caso, pero durante el primer mes se deberá realizar al menos un par de veces a la semana, para ir distanciando las visitas posteriormente.

Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital
Diario La Primera comparte 119376 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.