Correr en ayunas ayuda a bajar de peso

Si te has decidido a adelgazar, además de cuidar la alimentación puedes meter la directa si empiezas a coger el hábito de hacer deporte, y no hay nada más inmediato y económico que correr.

| 18 octubre 2011 12:10 AM | Moda y Belleza | 12.2k Lecturas
Correr en ayunas ayuda a bajar de peso 12282

Por todas es sabido que correr es un ejercicio aeróbico que permite quemar grasas y tonificarnos, pero es un error pensar que simplemente por sudar ya estamos perdiendo peso, a pesar de que si te pesas inmediatamente antes y después de correr seguro que pesas un par de cientos de gramos menos. Gramos que, al beber agua y reponer líquidos volverán. Lo primero que tienes que tener en cuenta es que tienes que mantenerte hidratada. Por una parte ese pequeño peso perdido no es “de verdad”, es básicamente agua, y por otra, sería contraproducente no reponer los líquidos para no volver a coger ese peso, pues los golpes de calor, deshidrataciones y agotamientos por calor te acecharán si lo haces.

Ahora bien, si corres con regularidad (más de un mes, dos o tres veces por semana) la pérdida de peso se hará notable y será real, y sobre todo, si corres en ayunas multiplicarás el efecto, ya que el cuerpo “cogerá combustible” de las reservas que tiene almacenadas (y no de lo que acabas de comer en el caso de que lo hubieras hecho). Recuerda hacerlo con precaución, evitar entrenamientos muy intensivos y al terminar, desayunar e hidratarte bien, ya sea con agua o isotónicos.

Recomendaciones
Si sale a realizar una actividad física al levantarse, procure que sea una actividad totalmente liviana. Se debe trabajar a una intensidad baja, debido a que si se utilizan las pocas reservas de hidratos de carbono de las que disponemos, robándole la “comida” al sistema nervioso central, se corre el riesgo de sufrir hipoglucemia y desmayo entre otros. Esto sucede cuando la actividad se repite diariamente y la alimentación no es balanceada.

Recuerde también que el entrenamiento de baja intensidad aumentará el porcentaje de obtención de energía procedente de las grasas, es decir, aumenta la lipolisis y mayor oxidación de los ácidos grasos. Además, durante la noche se produce una mayor liberación de ácidos grasos al torrente sanguíneo, de esta forma, si realizamos una actividad física nada más levantarnos, nos aprovecharemos de esos ácidos grasos libres.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | |


...
Diario La Primera

Diario La Primera

La Primera Digital

Colaborador 1937 LPD