Benefíciate con el yoga facial

La tradición milenaria del yoga se pone ahora al servicio del rostro. Ahora las mujeres también pueden ejercitar los músculos de la cara y frenar el envejecimiento de la piel. Esto con la ayuda de algunas técnicas del yoga facial, que con un poco de tiempo y disciplina, aseguran efectos casi inmediatos.

Por Diario La Primera | 05 ago 2008 |    
Benefíciate con el yoga facial
El yoga es una opción más para combatir las líneas de expresión.
El yoga no sólo ayuda a eliminar el estrés en las personas, también ayuda a combatir esas molestas líneas de expresión.

Según mujeres que han usado esta técnica, practicar el yoga facial puede retrasar e incluso hacer retroceder parcialmente los efectos del envejecimiento, introduciendo estas sencillas técnicas.

Los especialistas en el cuidado del cutis afirman que cuando no se utiliza los músculos del rostro, éste puede llegar a atrofiarse. Por eso, al ejercitar la musculatura de la cara, el cráneo y el cuello, estamos alternando la contracción y la relajación, permitiendo que la piel recupere la tersura de la piel perdida.

Los beneficios
Estos sencillos ejercicios ayudan a atenuar la aparición de arrugas y contribuyen a mejorar la regeneración celular y el riego sanguíneo, oxigenando los tejidos desde las capas más profundas. Además, los músculos aumentan su volumen y la capacidad de almacenamiento de sustancias nutritivas. También combaten los dolores de cabeza, cuello y mandíbula.

Sin arrugas y patas de gallo
Mantenga los ojos abiertos elevando la mirada hacia la coronilla. Presione con los dedos índices los extremos externos de los ojos e intente elevar el párpado inferior. Repita 12 veces el ejercicio. También debe apoyar todos los dedos, salvo los pulgares, en la frente. Presione hacia abajo, estirando el músculo frontal y elevando las cejas. Mantenga la última elevación 12 segundos.


    Diario La Primera

    Diario La Primera

    La Primera Digital
    Diario La Primera comparte 119374 artículos. Únete a nosotros y comparte el tuyo.